Yasmín Rincón

Houston (TX), 3 nov (EFEUSA).- El asesor político Juan José Rendón se ha volcado a la campaña de difundir de manera clara y didáctica los hechos que demuestran, desde su punto de vista, que la democracia en América Latina está en riesgo.

"Desde el 15 de abril de 2013, después de que Maduro asumió el poder ilegalmente, comencé una cruzada desde afuera para difundir ideas prácticas que apoyan las causas democráticas y sociales en Latinoamérica", explicó el venezolano durante una entrevista con Efe.

Ese empuje lo ha llevado a promover en distintas partes del mundo el seminario "El Poder de Uno", que costea con su propio dinero, asumiendo los costes de avión y traslados, y "sin cobrarle ni un centavo a los asistentes", en su gran mayoría venezolanos, aunque también de otras nacionalidades.

El estratega de 27 campañas presidenciales en la región, de las cuales ganó 24, manifestó que al amparo de este compromiso personal va "a todos los lugares" en donde radiquen compatriotas suyos "que tuvieron que dejar su país por falta de democracia".

Este fin de semana Rendón visitó Houston para continuar con su cruzada, la cual lo ha llevado a países como Chile y Argentina, y a diversas ciudades Estados Unidos, como Miami, Atlanta, Nueva York, Washington y Los Ángeles. En los próximos días, afirma que seguirá su recorrido en Perú, Colombia y México.

Impulsor de las victorias de Juan Manuel Santos en las elecciones presidenciales de Colombia, de Porfirio Lobo en Honduras y de Enrique Peña Nieto en México, JJ Rendón es una figura reconocida en la consultoria política de Latinoamérica, en dónde sólo ha conocido dos derrotas.

"Una nos la robaron", señala, en alusión a los comicios electorales entre Nicolás Maduro y Henrique Capriles Radonski, realizadas en abril de 2013.

"Con todo el 'ventajismo' abusivo que a diario practica el régimen en Venezuela, donde las instituciones y los recursos están al servicio exclusivo y obediente del gobierno, resulta prácticamente imposible emprender una lucha justa desde adentro en Venezuela", manifestó.

El psicólogo, comunicador y publicista de 49 años de edad, quien desde hace 14 sólo viste ropa negra para recordar el profundo deterioro institucional que sufre su país, resaltó que todos los venezolanos son "víctimas".

"El régimen que han establecido en Venezuela y en países como Nicaragua, Bolivia, Argentina y Ecuador, y que Zelaya quisiera imponer en Honduras, yo lo llamo Neo-totalitarismo: una nueva forma de apropiarse del poder, destruir las instituciones, utilizar el aparato electoral, dominar el aparato militar, controlar los medios de comunicación, dividir a la gente, expropiar el aparato productivo y generar una homologación a la inversa, todo hacia abajo", detalló.

Refirió que en dichos gobiernos "se esfuerzan por no parecer una dictadura, pero definitivamente no son una democracia".

Rendón, quien vive en Miami como refugiado político, es desde 2004 señalado por el gobierno de Maduro como el responsable de rumores y campañas "que pretenden desestabilizar la revolución" iniciada por el fallecido Hugo Chávez.

"Han sido más de 90 señalamientos en mi contra, pero nunca han presentado una prueba, ni formalizado una denuncia, o iniciado un juicio", señaló.

Explicó que el "odio" de Maduro hacia él se origina desde las épocas en que el actual mandatario ejercía funciones como canciller de su país y visitaba "todos los países queriendo hablar maravillas del modelo venezolano".

"Yo estaba en muchas de esas naciones asesorando a los presidentes y hablándoles, con hechos, sobre lo negativo de ese modelo", explicó Rendón, quien afirma que él sólo está "buscando la paz".

"Creo que nosotros tenemos que llegar a un proceso de reconciliación nacional, no un proceso de perdón y olvido, sino un proceso de canalización que lleve a la justicia los crímenes de lesa humanidad".

Afirmó que toca "reconstruir" la "venezolanidad que se desdibujó, no existe", razón por lo que se ha comprometido con la tarea de "reencuadrarla, de volverla a dibujar. Y no es como la cuarta república, ni la quinta, es la sexta, el futuro, la que vendrá". EFE

yr/lce