La Policía alemana recuperó de la vivienda de un hombre de 80 años en Múnich unos 1.500 cuadros -entre ellos obras de Picasso, Matisse, Chagall y Nolde- que los nazis robaron o confiscaron y que podrían valer unos 1.000 millones de euros en el mercado.

El semanario alemán "Focus" publica hoy que un equipo de inspectores de aduanas han culminado con este hallazgo una investigación que arrancó en 2011, cuando interceptaron por primera vez al hombre en posesión de los cuadros en un control fronterizo cuando volvía de Suiza con exceso de dinero en efectivo.

Los cuadros se encuentran en la actualidad en una cámara de seguridad del servicio de aduanas de Baviera en la localidad de Garching, mientras una historiadora del arte trata de establecer su autoría y valor.

La publicación alemana apunta que el padre del hombre de 80 años era un galerista que compró esas obras durante los años treinta y cuarenta del siglo pasado y que desde hacía medio siglo estaban amontonadas en unas habitaciones sucias, oscuras y plagadas de estanterías.

La persona que tenía en su poder estos cuadros vivía de los ingresos que obtenía con la venta esporádica -e ilegal- de alguno de estos cuadros.

Por este motivo, la Fiscalía Federal alemana está estudiando acusarle por un presunto delito de evasión fiscal.

Entre los cuadros se encuentran obras de maestros modernos y contemporáneos como Pablo Picasso, Henri Matisse, Marc Chagall, Emil Nolde, Franz Marc, Max Beckmann y Max Liebermann.