Keith Alexander, director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU, reconoció implícitamente en un encuentro con representantes alemanes que sus agentes espiaron un teléfono móvil de la canciller Angela Merkel, deduce hoy la revista Der Spiegel.

Según relata el semanario adelantando su artículo principal de la edición de mañana, Alexander se reunió la pasada semana con la senadora demócrata estadounidense Dianne Feinstein y cuando ésta le preguntó directamente si la NSA espiaba a Merkel él respondió: "Ya no más".

En este encuentro, apunta "Der Spiegel", se encontraba también el eurodiputado alemán Elmar Brok, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, entre otros.

La NSA, en la que trabajaba Edward Snowden -el informático que destapó los programas de escuchas masivos de EEUU y sus seguimientos a líderes mundiales- declinó posicionarse oficialmente con respecto a estas declaraciones cuando la revista alemana le interrogó al respecto.

La Cancillería alemana comunicó hace dos semanas que sospechaba que los servicios secretos estadounidenses habían 'pinchado' uno de los teléfonos móviles de Merkel.

Posteriormente varios medios locales apuntaron que las labores de espionaje contra la canciller llevaban en funcionamiento alrededor de una década y que se orquestaban desde la embajada de EEUU en Berlín, situada en el distrito gubernamental.

Merkel llamó por teléfono al presidente de EEUU, Barack Obama, para expresarle directamente su indignación. EFE