La aportación encestadora de los bases Derrick Rose y Chris Paul fue la clave que permitió a sus respectivos equipos de los Bulls de Chicago y Los Ángeles Clippers conseguir la primera victoria en lo que va de la nueva temporada de la NBA.

Rose hizo de nuevo honor a su condición de líder al anotar la canasta que permitió a los Bulls vencer por 82-81 a los Knicks de Nueva York.

La acción ofensiva de Rose, que volvió a jugar ante los seguidores de los Bulls por primera vez en 18 meses, llegó a falta de 5,7 segundos para que concluyese el tiempo reglamentario.

Rose, que en los dos últimos días había tenido molestias en el cuello y no supo si jugaría hasta el precalentamiento del partido, que se disputó en el United Center, de Chicago, al final no sólo jugó sino que fue una vez más el "salvador" de los Bulls (1-1), que se presentaron por primera vez ante sus seguidores.

Los Bulls estuvieron siempre en control del marcador hasta que a falta de un minuto y medio, el escolta-alero Iman Shumpert, que le había robado un balón a Rose, forzó la personal y permitió a los Knicks (1-1) poner el empate (80-80) en el marcador.

Los Knicks tuvieron varias oportunidades de ponerse con la ventaja en el marcador, pero sólo aprovecharon un tiro de personal del pívot Tyson Chandler cuando faltaban 10 segundos del tiempo reglamentario después de fallar el primero.

Los Bulls aceptaron el "regalo" y Rose se encargó de recibir el balón, buscó la penetración y con un tiro en suspensión ante el marcaje de dos rivales anotó la canasta que valió el triunfo.

El alero Carmelo Anthony tuvo la oportunidad de haberle dado la victoria a los Knicks, pero falló el último tiro a canasta y Tyson tampoco pudo poner el balón dentro del aro aunque logró tocarlo en la última acción del partido.

Rose, aunque siguió sin estar acertado en los tiros a canasta y también tuvo cuatro perdidas de balón, lideró el ataque de los Bulls al conseguir 18 puntos (7-23, 2-5, 2-2), capturó seis rebotes y repartió tres asistencias.

Anthony, que reiteró que desea concluir su carrera como jugador de los Knicks, aportó 22 puntos (8-24, 2-7, 4-5), seis rebotes, seis asistencias, seis recuperaciones de balón y puso dos tapones que lo dejaron como el mejor de su equipo.

Paul, que mantuvo el primer duelo encestador con Stephen Curry, se impuso al conseguir un doble-doble de 42 puntos y 15 asistencias que ayudaron a los Clippers a conseguir la victoria por 126-115 ante los Warriors de Golden State.

El base estrella de los Clippers, que no estuvo bien en la jornada inaugural cuando también jugaron en el Staples Center, pero de visitantes ante Los Ángeles Lakers, esta vez respondió en plan líder y fue decisivo en la victoria.

Además de su aportación ofensiva, anotó 12 de 20 tiros de campo, incluidos dos de seis triples, y 16 de 17 desde la línea de personal, Paul hizo que el ala-pívot Blake Griffin aportase 23 puntos y diese espectacularidad con sus mates.

Paul fue el encargado de ponerle tres balones consecutivos en lo alto de la canasta de los Warriors para que Griffin anotase seis puntos durante un periodo de solo 30 segundos en el tercer cuarto.

Griffin, antes de quedar eliminado por faltas personales cuando faltaban más de tres minutos para el final, también aportó un doble-doble al capturar 10 balones bajo los aros, mientras que el pívot DeAndre Jordan fue el líder del equipo en esa faceta del juego al conseguir 17 rebotes.

Los Clippers, que la pasada temporada ganaron por primera vez el título de división al conseguir una marca de 56 triunfos, esta vez si dieron mejor imagen que la ofrecida ante los Lakers, ante los que perdieron por 116-103.

Junto a Paul y Griffin, los escoltas J.J.Redick y Jamal Crawford aportaron 17 puntos cada uno.

La victoria fue la primera de los Clippers bajo la dirección de su nuevo entrenador Doc Rivers, que hasta la pasada temporada dirigió a los Celtics de Boston.

Curry reivindicó su condición de especialista en triples y anotó nueve que le permitieron ser el máximo encestador de los Warriors (1-1) al concluir el partido con 38 puntos (14-23, 9-14, 1-1).

El base titular de los Warriors, que la pasada temporada estableció una nueva marca en la NBA al encestar 272 triples, también repartió nueve asistencias, pero cometió 11 perdidas de balón, que pesaron demasiado al final del partido.

El ala-pívot David Lee logró 22 puntos y fue el segundo máximo encestador en la lista de cinco jugadores de los Warriors que tuvieron números de dos dígitos.

El escolta-alero Andre Iguodala aportó un doble-doble de 14 puntos, repartió 11 asistencias y capturó cuatro rebotes, faceta del juego en la que los Warriors no tuvieron ningún protagonismo al quedarse con sólo 33 por 44 de los Clippers.