Albania está dispuesta a recibir en su territorio los agentes tóxicos de las armas químicas sirias con el fin de destruirlos, aseguró hoy en una entrevista a Efe la nueva ministra de Defensa, Mimi Kodheli.

"Creo que todos tenemos la obligación -los países de la OTAN mucho más que los demás- de hacer posible la destrucción de armas químicas sirias, que son una amenaza no sólo para el pueblo sirio, sino también para cualquier país fronterizo o incluso más lejos de las fronteras de Siria", declaró Kodheli.

La ministra, de 49 años, opinó que es una obligación moral de las sociedades democráticas decidir cómo llevar a cabo la destrucción del arsenal químico sirio solicitada en la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el 28 de septiembre y cuyo uso está prohibido por convenios internacionales.

En cumplimiento de las resoluciones de la ONU, el Gobierno sirio de Bashar Al Asad anunció en los últimos días que ha destruido la infraestructura de producción de armas químicas, un hecho verificado por los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Sin embargo, los inspectores se enfrentan ahora al reto de destruir las reservas de armas químicas, que según el régimen ascienden a 1.000 toneladas, aunque otras fuentes elevan esa cantidad.

Ahora se busca un país voluntario que reciba el arsenal químico para su destrucción y, según la prensa internacional, Estados Unidos habría sondeado a Albania, Bélgica, Francia y Noruega, siendo este último país el único que ha denegado públicamente la petición.

En su entrevista con Efe, Kodheli desmintió que EEUU u otro país haya presentado una solicitud concreta al respecto, aunque renovó su disposición a que Albania sea utilizada para la destrucción del arsenal.

Pese a que el país balcánico se declaró limpio de armas químicas en 2007, tras destruir 16 toneladas de sustancias de este tipo heredadas de la época comunista, aún quedan en Qaf Molle, en las cercanías de Tirana, algunos contenedores que no han sido trasladados a un lugar seguro para su almacenamiento.

"Hay un proyecto conjunto de la OSCE y el anterior ministro de Defensa para reempaquetar y poner la sustancias en nuevos contenedores a modo de transportarlos fácilmente", añadió.

La idea para la destrucción del arsenal sirio sería ofrecer el territorio albanés para alojarlas y que se encargasen de ello empresas especializadas.

Kodheli, la primera mujer en la historia de Albania que dirige la Defensa, después de su partido ganara las elecciones del pasado junio, afirmó que su país seguirá siendo un factor de estabilidad en la región balcánica.

El país tiene desplegadas 50 tropas de combate que operan en el marco de la misión de seguridad ISAF en Afganistán, y unos 25 militares en la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR) y Kodheli aseguró que seguirán siendo fieles a sus compromisos a pesar de su plan para reducir de 10.000 a 8.500 el número de militares del Ejército albanés.

"Permaneceremos en Afganistán después de que concluya la misión de ISAF en octubre del 2014 como parte integrante de las tropas que entrenan a las fuerzas de seguridad locales", afirmó.

Economista de profesión, Kodheli dijo que pese a la pésima situación económica derivada de la mala gestión de las finanzas públicas por el Gobierno anterior conservador, los recortes en el presupuesto del 2014 no afectarán a las "obligaciones" que mantiene Albania con la OTAN.

En realidad, subrayó Kodheli, los gastos anuales en Defensa han sido de entre el 0,80 % y 0,82 % del producto interno bruto (PIB), y no del 1,3 % como aseguraba el Gobierno anterior, mientras que los dirigentes de la OTAN reclaman un gasto del 2 %.

Entre las prioridades del nuevo Gobierno destaca la mejora de la gestión de todas las estructuras de las Fuerzas Armadas, el marco legal y la elaboración de la nueva Estrategia de la Seguridad y Defensa Nacional, ya que se opera con un documento de 2004, cinco años antes de que Albania ingresara en la OTAN.

Además se impulsará la lucha contra la corrupción dentro de las filas del Ejército -ya que se han detectado abusos de dinero público y en la concesión de grados- y se estimulará la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas. Mimoza Dhima