Roma rompió el jueves el récord de partidos ganados desde inicio de temporada y está a punto de lograrlo a nivel europeo al imponerse 1-0 al colista Chievo con un gol de Marco Borriello por la 10ma fecha de la Serie A de Italia.

El líder del campeonato está también muy cerca de alcanzar la marca europea del Tottenham que ganó sus primeros 11 duelos de la temporada inglesa de 1960-61.

Con gran dificultad, en uno de los partidos más duros, Borriello anotó el gol en remate de cabeza a los 67 minutos, en el partido jugado en el estadio Olímpico de la capital italiana.

La Roma quedó con 30 puntos, seguida por Napoli y Juventus con 25, que el miércoles ganaron 2-1 a Fiorentina y 4-0 al Catania, respectivamente.

Al conjunto romano le hizo falta su capitán, Francesco Totti, inactivo un mes por lesión, y tampoco pudo contar con el defensor brasileño Maicon, expulsado en el también sufrido 1-0 ante el Udinese en la fecha anterior.

Roma atacó con insistencia desde el inicio pero le costó llegar cerca del arco adversario, ante lo cual empezó a disparar desde fuera del área.

Así lo hizo el holandés Kevin Strootman a los 23 minutos con un tiro muy potente, pero central, que el arquero Christian Puggioni rechazó con los puños.

El Chievo logró en el primer tiempo retirarse al descanso sin goles, que era su objetivo. Evitó que la Roma tirara al arco con peligro, se dedicó a perder tiempo y recurrió a menudo a las faltas.

En el segundo tiempo, la Roma le dio mayor velocidad al juego, la única manera de superar el muro que el colista levantó ante su arquero.

La Roma sabía que, aunque el Chievo ha logrado sólo cuatro puntos, sería un duelo difícil ante un equipo que lo había vencido en las dos oportunidades en el torneo anterior.