El serbio Novak Djokovic, número dos del tenis mundial, superó con apuros al estadounidense John Isner en octavos de final del Masters 1.000 de Bercy, tras imponerse por 6-7 (5), 6-1 y 6-2 en casi dos horas de partido.

Djokovic cedió la primera manga del torneo ante el gigantón estadounidense, que se apoyó en su servicio para crear problemas al serbio. Una táctica que no le sirvió en los dos últimos sets.

"Es incómodo jugar con un jugador que mete tanta presión con su servicio. Te concentras en el tuyo, es lo que puedes hacer. Y tener paciencia. Creo que la experiencia me ha ayudado", afirmó Nole.

El serbio acosó a su rival desde el inicio del encuentro, pero Isner se defendió bien y logró forzar el juego de desempate, en el que su saque fue determinante.

Hasta ese momento llegó la paciencia de Djokovic, decidido a cerrar su clasificación para cuartos por la vía rápida.

El número dos del mundo se mostró entonces intratable y certificó su clasificación con premura.

"También ha ayudado que él ya no sacaba tan fuerte, era más fácil ir a romperle el servicio. Cuando lo he logrado una vez me he tranquilizado", afirmó Djokovic.

Nole se medirá por un puesto en las semifinales contra el suizo Stanislas Wawrinka, que previamente se había impuesto al español Nicolás Almagro por 6-3 y 6-2.

"Cada vez que juego contra él los partidos son largos y complicados, con mucho desgaste físico y mental. Yo estoy bien, pero él está haciendo su mejor temporada, tiene un gran servicio y uno de los mejores revés del circuito", afirmó.

El helvético, séptimo favorito, conserva todavía opciones de lograr una de las dos plazas que restan para el torneo de Maestros de Londres.

Para ello tiene que alcanzar las semifinales o esperar que no lo logren sus dos rivales, el francés Richard Gasquet y el canadiense Milos Raonic.

Djokovic aseguró que siente confianza para volver a ganar un torneo que ya logró en 2009.

"En China he jugado el mejor tenis del año y eso me ha dado mucha confianza", afirmó el serbio, que no pierde ningún partido desde la final del Abierto de Estados Unidos que le arrebató Rafa Nadal.

Pase lo que pase en los dos torneos que restan, Nole indicó que se siente muy satisfecho de la temporada que ha completado, aunque reconoció que tiene menos títulos que en la pasada.

"Creí que podía ganar algún Grand Slam más y también algún Masters, pero creo que he tenido un año muy sólido. Es cierto que ha estado ahí Rafa, que si es número uno es porque se lo merece. Creo que en 2013 ha jugado su mejor tenis", comentó.