El camaleónico David Bowie ha recurrido a un vídeo casero, filmado con la única ayuda de un par de personas, para promocionar su nuevo sencillo, "Love Is Lost", que podrá verse hoy "online" y que solo ha costado 8 libras (12,8 dólares).

El veterano cantante, cuyo nuevo álbum, "The Next Day", salió al mercado el 11 de marzo tras diez años de mutismo musical, se aleja en esta ocasión de despliegues ostentosos y opta por una sencilla grabación en la que tampoco echa mano de sus famosos amigos.

En el vídeo Bowie, de 66 años, abraza a una marioneta de Pierrot que se asemeja a un personaje que el cantante adoptó hace 33 años cuando grabó el exitoso tema "Ashes To Ashes".

Según Sony, Bowie se encargó de escribir, rodar y editar el vídeoclip, filmado en tan solo unas horas el pasado fin de semana en un oscuro pasillo de sus oficinas en Nueva York.

Para su elaboración, el artista tan solo contó con la ayuda de su ayudante, Jimmy King, con la cámara, y su mejor amiga, Coco Schwab.

El vídeo se proyectó por primera vez durante la gala de los premios Mercury, celebrada anoche en Londres, en la que el artista londinense James Blake se llevó el galardón al mejor álbum del año por su trabajo "Overgorwn", con el que se impuso precisamente a Bowie.

En la elaboración del vídeo casero tan solo hicieron falta una memoria USB en la que se descargó posteriormente.

La sencillez de la producción de este proyecto contrasta con otros vídeos musicales grabados para el último álbum de Bowie, que contaron con intervenciones de algunos de sus conocidos amigos como los actores Tilda Swinton, Gary Oldman o Marion Cotillard. EFE