El expresidente del Gobierno italiano Silvio Berlusconi afirmó que ha quedado claro que la izquierda quiere eliminarle, en referencia a las decisiones que se han tomado en el Senado para votar la retirada de su escaño como senador tras su condena en firme a cuatro años de prisión por fraude fiscal.

Berlusconi hizo estas declaraciones al periodista Bruno Vespa, que las ha incluido en el libro que se publicará en breve y del que se están adelantando algunos extractos.

Por siete votos a favor frente a seis en contra, la Junta para el reglamento del Senado rechazó ayer que se lleve a cabo por procedimiento secreto, como estaba reglamentado, la votación en la que el pleno del Senado decidirá si se retirará el escaño a Berlusconi.

De esta manera, la votación no será secreta, lo que era imprescindible para partidos como el Movimiento 5 Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo, para que se supiese realmente cómo votan en este asunto todos los senadores, lo que dejará en evidencia posibles rupturas de disciplina de los grupos y permitirá evitar irregularidades.

En el próximo libro de Vespa, Berlusconi asegura respecto a su expulsión que "el árbitro no ha pitado aún el final del partido" y afirma que la izquierda se ha marcado un "gol en propia puerta" al apoyar el rechazo del voto secreto.

"La sentencia que me ha condenado se funda en falsedades y será completamente cambiada muy pronto", agrega Berlusconi, que ha recurrido la sentencia en firme del pasado 1 de agosto en la que se le condenó a cuatro años (que quedarán reducidos a uno).

"El comportamiento de la izquierda está a la vista. Los italianos han entendido que me quieren eliminar para siempre de la vida política porque me consideran el último obstáculo para su definitivo asalto al poder", dijo "Il Cavaliere".

Berlusconi quiso también matizar a Vespa, que nunca ha sentido "ira" tras la decisión de la Junta del Senado, como titulan hoy algunos periódicos, sino más bien "preocupación", "desilusión" y "amargura".

Aunque aún no se conoce la fecha de la votación -se cree que a mediados de noviembre-, el ex primer ministro se encuentra a un solo paso de salir del Senado, ya que tanto el Partido Demócrata como el Movimiento 5 Estrellas votarán a favor de su expulsión.

Algunos medios han lanzado la hipótesis de la posibilidad de que incluso el ex primer ministro dimita como senador para evitar las consecuencias de la aplicación de llamada "ley Severino" del Gobierno de Monti, que no sólo impone que se expulse un parlamentario condenado a más de dos años de cárcel, sino que establece también que no pueda presentarse a las elecciones en los próximos años.

Berlusconi fue condenado el 1 de agosto pasado por el Tribunal Supremo por fraude fiscal en el caso Mediaset a 4 años de prisión (que se quedan reducidos a 1 en base a una ley de indultos de 2006) y a una pena de inhabilitación que el Tribunal de apelación redujo de 5 a 2 años el pasado 19 de octubre.