Antes del partido, los jugadores del Heat recibieron los anillos que los acreditan como campeones de la NBA. Después, dejaron claro que no están dispuestos a aflojar el paso en esta nueva campaña.

Shane Battier acertó sus cuatro triples, incluido uno crucial desde el rincón izquierdo, a 1:33 minutos del final, y Miami venció el martes 107-95 a los Bulls de Chicago, en el primer encuentro de ambos equipos en la temporada.

"Nunca sabes qué esperar cuando tratas de concentrarte en lo principal, que es el juego", dijo el entrenador del Heeat, Erik Spoelstra. "Pero tampoco puedes negar las emociones que provoca un momento especial para todos en la organización, porque sabemos lo difícil que fue la campaña anterior. Así que fue grandioso lograr la victoria para coronar una noche muy buena del Heat de Miami".

LeBron James anotó 17 puntos, ocho asistencias y seis rebotes y el Heat le estropeó a Derrick Rose su regreso.

Chris Bosh anotó 16 puntos, Battier totalizó 14, mientras que Dwyane Wade y Mario Chalmers aportaron 13 cada uno por Miami, que además de recibir los anillos desplegó un banderín conmemorativo del título que conquistó en 2013, en una ceremonia previa al partido.

El Heat se vio abajo en el marcador por 9-2 en el comienzo del encuentro, pero superó a Chicago por 52 puntos contra 24 en el resto de la primera mitad. Diez jugadores de Miami aportaron cifras de dos dígitos en puntos.

Rose sumó 12 unidades en 34 minutos de lo que fue su primer partido desde abril de 2012, cuando sufrió una lesión grave de rodilla. Carlos Boozer se echó sobre las espaldas el ataque de los Bulls, al totalizar 31 puntos, y atrapó también siete rebotes.

Jimmy Butler anotó 20 unidades por los Bulls, que se acercaron a ocho puntos en los últimos minutos.

Pero el triple de Battier fue el tiro de gracia para las aspiraciones de Chicago.

"Estoy decepcionado con la derrota, más que con otra cosa", dijo Rose. "Mi desempeño puede mejorar fácilmente al encestar los disparos y entregar menos balones".

Más temprano, en lo que fue el primer partido de la campaña, Paul George anotó 24 puntos, mientras que Roy Hibbert añadió 16 rebotes y siete tapones, para que los Pacers de Indiana doblegaran 97-87 al Magic de Orlando.

La dupla George-Hibbert lució tan dominante en el comienzo de la campaña como en la anterior, cuando guió a los Pacers a la final de la Conferencia del Este.

Un triple de George, justo antes de que sonara la chicharra que puso fin al tercer periodo, puso a Indiana arriba por 69-64, y encendió un ataque de 17 puntos contra cuatro, que definió el encuentro.

"Tenemos que ganar las batallas, ganar los partidos difíciles y aquéllos en que estamos obligados al triunfo", dijo George. "Tenemos que resolver las cosas más pronto y no esperar al final de la campaña para jugar bien".

Tan sólo en la primera mitad, Hibbert estuvo a punto de igualar su marca de por vida en rebotes, que es de 17. Sumó ocho puntos pero abandonó el duelo a la mitad del último periodo tras lastimarse una rodilla en una jugada debajo de su propia cesta. Los dirigentes de los Pacers dijeron que el problema no es serio y que Hibbert estaba en condiciones de volver al partido.

Por los Pacers, el argentino Luis Scola permaneció en la cancha 20:43 minutos, en los que sumó ocho puntos, un rebote, una asistencia y una falta.

En el último partido, los Lakers de Los Ángeles sorprendieron a sus rivales de la misma ciudad. Con un equipo lleno de reservistas, se impusieron 116-103 a los Clippers.