El cantante Chris Brown se someterá a un programa de rehabilitación.

Un representante del astro de R&B anunció el martes que Brown decidió buscar ayuda un día después de ser liberado luego de su arresto por una denuncia de que golpeó a un individuo en Washington. Brown permanece en libertad condicional desde que agredió a su novia Rihanna en el 2009 y podría pasar más tiempo tras las rejas como resultado del arresto.

"Chris Brown ha optado por ingresar a un centro de rehabilitación", dice el comunicado de su representante. "Su meta es analizar su comportamiento pasado y reciente y poder seguir adelante con su vida y su carrera desde una perspectiva más saludable".

El abogado de Brown, Mark Geragos, dijo el martes por la noche que el cantante ingresó a un centro no especificado para tratar sus problemas derivados de un temperamento fuerte e irascible.

"Simplemente decidió que quería tomarse un tiempo y meditar un poco", dijo Geragos.

Brown y su guardaespaldas fueron arrestados la madrugada del domingo luego de un altercado en el Hotel W en Washington. Brown inicialmente fue acusado de agresión después que un hombre dijo que Brown o su guardaespaldas le fracturaron la nariz con un puñetazo cuando intentó tomarse una fotografía con el cantante. La acusación fue reducida a un cargo menor el lunes y Brown fue libertado.

Aunque sus problemas en Washington no resultaron tan serios como se pensó en un principio, el arresto todavía podría tener ramificaciones para el cantante de 24 años.

Brown recibió cuatro años de libertad condicional tras declararse culpable de agredir a Rihanna en California. Se le ordenó que tomara cursos sobre violencia doméstica y realizara 1.400 horas de servicio comunitario.

Este año le revocaron brevemente la libertad condicional luego de un incidente automovilístico del que se dio a la fuga y un juez le ordenó que realizara 1.000 horas adicionales de servicio comunitario porque había dudas sobre si de hecho completó su pena inicial.

Geragos ha dicho que su cliente será exonerado y que la decisión de Brown de entrar a rehabilitación no es una admisión de que haya obrado mal en el caso de Washington.

El cantante enfrenta hasta cuatro años en prisión si un juez decide revocarle la libertad vigilada.