En 1986, al texano Ron Woodroof le diagnosticaron VIH y le dieron 30 días de vida. Cuando recibió la noticia, el aficionado al rodeo discutió con el médico, a quien dijo que sólo los homosexuales contraen tal enfermedad y que él no podía ser más heterosexual.

Matthew McConaughey, quien da vida a Woodroof en la película basada en hechos reales "Dallas Buyers Club", que se estrena el viernes, es magníficamente vergonzoso en esta escena del filme.

"Tuvimos que ser completamente descarados con eso", dijo McConaughey en una entrevista reciente. "Fui tan lejos como pude con las cosas que Ron pensaba, que eran las cosas que hacían que la gente lo viera como un 'prejuicioso, racista'''.

Pero la belleza de la historia de Woodroof, y la capacidad de McConaughey de interpretarlo, está en su arco dramático: luego de su diagnóstico, Woodroof importó ilícitamente medicamentos de otros países para contrarrestar los efectos del VIH y el sida debido a la falta de tratamientos aprobados por la Administración de Medicinas y Alimentos. También se hizo amigo y socio de Rayon, un transgénero interpretado por Jared Leto.

Para sumergirse en este papel, McConaughey leyó el diario de Woodroof y escuchó horas de conversaciones grabadas entre Woodroof y el guionista de "Dallas Buyers Club", Craig Borten.

"Vi a un hombre que era un soñador y que estaba solo, aislado, y que nunca podía terminar nada", dijo McConaughey. "No tenía propósito, y la ironía es que tuvo que contraer el VIH para poder trazarse una meta".

Para lucir como el demacrado Woodroof, McConaughey bajó 20 kilos (45 libras). La primera vez que el actor se vio en la pantalla, pensó, "'Guau, pareces un reptil'. No sentí que estaba viéndome a mí", dijo.

Pero sacrificar su atractivo físico por el papel "no fue la gran cosa", acotó el actor de 43 años. "El no poder usar ciertas cosas que podrían ser un punto fuerte tiene su valor. Uno usa otros instrumentos".

Mientras adelgazaba, McConaughey dijo que su familia reaccionó sutilmente. "Me veían todos los días. Pero hubo un día en que Vidy me dijo, '¿Por qué tienes el cuello como el de una jirafa?''', recodó con una carcajada el comentario de su hija de 3 años ante su reducido físico.

Su esposa, la modelo brasileña Camilla Alves, lo ayudó a mantenerse "controlado", agregó McConaughey en referencia a su dieta minimalista, que incluyó platos como unos 140 gramos (5 onzas) de pescado y una taza de verduras. "Pero me dio cierto placer enfermizo preparar las comidas. También necesité dormir menos y tenía la memoria increíblemente nítida".

Pero McConaughey pronto volvió a sus tradicionales 82,5 kilos (182 libras) para interpretar al embaucador financiero en la próxima película de Martin Scorsese "The Wolf of Wall Street" y a un detective en la serie de HBO "True Detective", que se estrena en enero.

Papeles más descarnadamente realistas, incluyendo "Killer Joe" de 2011 y "The Paperboy" y "Mud" de 2012, demuestran la versatilidad de McConaughey, y se rumora que "Dallas Buyers Club" podría merecerle una nominación al Oscar.

"Estoy muy emocionado con esa posibilidad", dijo. "Siento que es más que justo juzgar el arte. Si llegara a ocurrir sería maravilloso".

----

Jessica Herndon está en Twitter como https://twitter.com/SomeKind