El silencio de la presidenta argentina, Cristina Fernández, sobre el revés sufrido por el oficialismo en las elecciones legislativas del domingo desató especulaciones sobre la posibilidad de que no regrese al poder, rechazadas hoy por miembros del Gobierno y allegados políticos.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, consideró "temerarias" esas versiones y aseveró hoy a una radio que la presidenta "está recuperándose y va a volver a reintegrarse sin ningún tipo de inconveniente cuando termine el periodo de recuperación" de la operación a la que se sometió el pasado 8 de octubre.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, pidió hoy a los distintos sectores del país "prudencia" a la hora de hablar sobre el estado de salud de la presidenta, que fue operada para drenarle un hematoma interno en la cabeza.

Fernández, que debe guardar 30 días de reposo por orden de los médicos, fue la gran ausente de las elecciones.

"El mejor homenaje en estos 30 años de democracia que podemos hacer los tres poderes del Estado, todas las fuerzas políticas, los medios de comunicación, es tener prudencia pensando en el país y en el futuro de todos", dijo Scioli en unas declaraciones a radio La Red.

Scioli aseguró que le "gustó mucho escuchar ayer hablar a Máximo (Kirchner, hijo de la presidenta) con esa tranquilidad y de qué manera se refirió a su madre y su salud, que va respetando los tiempos que le van marcando los médicos".

Poco se sabe de como vivió la presidenta, de 60 años, la jornada electoral y la derrota de su partido, el Frente para la Victoria (Fpv), en los cinco principales distritos del país, entre ellos la provincia de Buenos Aires, donde su exjefe de Gabinete y actual alcalde de Tigre, Sergio Massa, se impuso por 12 puntos al oficialista Martín Insaurralde.

Sin embargo, algunos medios locales, como el diario La Nación, apuntan a que la mandataria dirigió desde su retiro el evento organizado por el oficialismo en un hotel de la capital, en el que se destacó la victoria a nivel nacional de FpV con el 33,1 % en la Cámara de Diputados y el 32,1 % en el Senado.

Ningún referente del oficialismo se ha atrevido a aventurar cuándo reaparecerá Fernández, ni siquiera su hijo Máximo, quien aseguró a la prensa, que su madre "mejora", pero que su vuelta "es una decisión de los médicos".

El pasado jueves la mandataria se sometió a una revisión que arrojó indicadores normales, si bien los médicos mantuvieron la recomendación de reposo durante un mes desde su operación.

Si se cumplen los plazos previstos, la jefa de Estado reanudará sus actividades hacia mediados de noviembre, aunque, de acuerdo con las orientaciones de los médicos, probablemente tendrá que ajustar su agenda oficial, al menos durante las primeras semanas.

Las elecciones legislativas dibujaron un nuevo mapa político en Argentina, que permite al FpV mantener una ajustada mayoría en ambas cámaras, pero supone un fuerte retroceso respecto al 54% del voto cosechado en las presidenciales de 2011.