Fernando Mexía

Los Ángeles, 28 oct (EFEUSA).- Apple presentó hoy los resultados económicos que dan carpetazo a un año fiscal que le puso los pies en el suelo después de un ciclo de trepidante bonanza y en el que abonó el terreno para iniciar una nueva etapa de crecimiento con el esperado debut de productos inéditos en 2014.

La empresa californiana cerró su ejercicio fiscal 2013 con una reducción del 11,2 % de beneficio neto hasta los 37.037 millones de dólares, con unos ingresos de 170.910 millones, un 9,2 % más que en 2012.

En los últimos doce meses Apple vendió más que nunca pero sus productos han dejado de resultar tan rentables como años atrás, cuando todavía vivía Steve Jobs y el iPhone y el iPad eran un fenómeno tecnológico.

Jobs falleció en octubre de 2011, para entonces Apple ya tenía trazado su plan para 2012 que fue un año de ensueño para la compañía de la manzana mordida. En los primeros nueve meses sus acciones se revalorizaron un 73,3 % y superaron los 700 dólares por título. En septiembre era la empresa más valiosa en bolsa.

Para entonces la euforia bursátil convivía con un desencanto que iba aflorando en el mercado cada vez que Apple anunciaba sus novedades: dispositivos solventes pero cada vez menos vanguardistas.

La competencia les fue recortando el terreno y otros llamaban la atención por sus avances en el sector de los teléfonos inteligentes y las tabletas que desarrolló Apple.

Una de las consecuencias derivadas de la madurez de ese mercado fue la paulatina reducción de los márgenes de Apple.

De un 47,4 % registrado entre enero y marzo de 2012 se pasó a un 37 % en el último trimestre, un porcentaje similar al que manejaba Apple entre julio y septiembre de 2010, cuando el negocio de las tabletas apenas echaba a andar.

Los ingresos y los beneficios de Apple son ahora casi el triple que hace tres años gracias en parte a que la oferta de productos de la compañía también se ha multiplicado.

El iPad mini, que estrenó en noviembre de 2012 fue un éxito comercial en 2013 pero a costa de venderse a un precio por debajo de los estándares medios de Apple.

En los últimos doce meses la tecnológica comercializó 150 millones de iPhone, 71 millones de iPad y 16,5 millones de ordenadores Mac, básicamente un 20 por ciento más tanto de teléfonos como de tabletas que en el ejercicio anterior, y un 8,8 % menos de computadoras.

El crecimiento de sus dispositivos más populares, aunque notable, fue mucho menor que el ocurrido entre 2011 y 2012, cuando la tasa de incremento de venta de iPhone era de un 73 % y de iPad de un 79 %.

Esa ralentización fue reconocida por el propio consejero delegado de Apple, Tim Cook, que en abril de este año calificaba 2012 de "año excepcional" y expresaba su frustración por ver cómo se desplomaban las acciones de la compañía. En abril se intercambiaban a 390 dólares, casi la mitad que 7 meses antes.

Apple pareció tocar fondo bursátil, un síntoma de que los inversores habían asumido ya la nueva realidad de la empresa que poco a poco ha ido recuperando la confianza perdida y estabilizando sus márgenes hasta terminar su último trimestre del año fiscal con un buen sabor de boca.

Pese a todo, nunca antes Apple había ingresado tanto entre julio y septiembre como en esta ocasión, 37.472 millones de dólares, un 4,2 % más que en el mismo período de 2012, ni había vendido tantos iPhone en esos tres meses como ahora, 33,8 millones de unidades.

El beneficio neto en ese trimestre siguió bajando en términos interanuales en línea con lo sucedido desde enero, aunque la secuencia descendente se ha ido reduciendo.

Entre enero y marzo se contrajo un 21 %, entre abril y junio un 17,8 %, en el pasado trimestre solo un 8,6 %.

Apple admitió que las ventas de iPhone, con los nuevos iPhone 5S y 5C, superaron sus expectativas, lo mismo que las ventas de iPad, que fueron de 14,1 millones de unidades, un poco más que hace un año.

En la conferencia telefónica posterior al anuncio de resultados económicos de hoy, Tim Cook pronosticó que gracias al nuevo iPad Air y el iPad mini con "retina display" el iPad será el regalo de las Navidades.

"El mercado de las tabletas es enorme y lo seguimos viendo como una gran oportunidad para nosotros", dijo.

Cook no adelantó que deparará 2014, pero todo apunta a que Apple se sacará de la manga productos que no existen en su catálogo como el rumoreado reloj iWatch, que podría heredar el entusiasmo que generó el iPhone y el iPad, y de paso poner de nuevo por las nubes las acciones de la empresa, que hoy cotizaron en positivo y cerraron en 529 dólares. EFE