El presidente chino, Xi Jinping, aseguró que la prioridad de su política exterior es conseguir "una atmósfera estable" con los países vecinos, con los que mantiene diversas disputas territoriales, según publica hoy el diario South China Morning Post (SCMP).

Xi hizo estas declaraciones durante una conferencia celebrada ayer en compañía del primer ministro, Li Keqiang, y a la que asistieron los líderes del Banco Central, de otras instituciones financieras y de varias compañías estatales.

Un encuentro de este tipo es inusual e indica, según los expertos, la determinación de los líderes de "impulsar la cercanía con los países vecinos", dice el rotativo.

Tanto Xi como Li han aumentado sus contactos con los países vecinos en las recientes semanas, después de crecientes tensiones por disputas territoriales.

Mientras el presidente ha visitado Indonesia y Malasia, Li viajó a Brunei, Tailandia y Vietnam.

Así mismo, los primeros ministros de Rusia e India, Dmitri Medvedev y Manmohan Singh, han estado en sendas visitas oficiales en Pekín esta semana.

En la conferencia, Xi advirtió de que China debería "mejorar proactivamente sus lazos con los países vecinos", que son, añadió, "estratégicamente importantes" para la potencia asiática.

"Mantener un ambiente estable y pacífico entre nuestros vecinos debería ser el objetivo de nuestra diplomacia", agregó.

Para ello, incidió en que hay que "aumentar tanto la cooperación económica como la de seguridad" con esos países.

El presidente chino reiteró su propuesta de crear una "ruta marítima de la seda" que estreche las conexiones de infraestructuras entre el sureste asiático.

"El desarrollo de China será mejor si integra en él a sus vecinos", dijo.

Pese a que el carácter heterogéneo de la conferencia, con líderes de diversos sectores, refuerza la intención del Gobierno chino de apostar por la estabilidad hacia sus vecinos, aún no ha habido propuesta alguna para frenar los conflictos territoriales que mantiene con, entre otros, Filipinas, Vietnam, Japón o la India.