David Ortiz deberá desempolvar su guante para defender la primera base ahora que la Serie Mundial se traslada al estadio de la Liga Nacional.

Y los Medias Rojas deberán sacrificar a su segundo mejor jonronero.

Es la eterna disyuntiva que afrontan los equipos de la Americana. Para los Medias Rojas de Boston, empatados 1-1 con los Cardenales de San Luis, el asunto genera una encrucijada más acentuada porque el único sitio donde puede jugar el dominicano Ortiz es en la primera base. Para abrirle paso, deberá dejar en el banco nada menos que a Mike Napoli, quien sacudió 23 jonrones en la campaña regular y dos en la postemporada.

Ortiz lleva dos jonrones en lo que va del Clásico y cinco en el curso de esta postemporada, en 41 turnos. Obviamente, ni en un acto de locura, al mánager John Farrell se le ocurrirá en dejar sentado al estelar bateador designado dominicano, que ha jugado solo seis veces en esa posición esta campaña.

Napoli se desempeñó como receptor, pero eso fue hace mucho tiempo atrás. En ningún momento durante la actual temporada estuvo detrás del plato, así que es inconcebible que lo pongan ahora.

"Lo más probable es que estará en la primera base en el tercer juego, y de ahí veremos día a día", dijo Farrell sobre Ortiz. "Vamos a perder a uno de los bates de la parte medular del orden ofensivo, y eso ero algo que sabíamos de entrada. Pero David se encuentra ahora mismo atravesando un momento enorme ahora mismo".