Ellis Island volverá abrir al público el lunes, casi un año después que el aumento del nivel del mar por la supertormenta Sandy alcanzó 2,4 metros (8 pies) y dañó seriamente el histórico centro de ingreso de millones de inmigrantes de Estados Unidos.

"Estamos complacidos de poder compartir la exclusiva historia de Ellis Island una vez más", dijo el jueves en un comunicado el superintendente David Luchsinger.

La tormenta del 29 de octubre de 2012 inundó calderas y sistemas eléctricos y la isla de 10 hectáreas (27,5 acres) en el puerto de Nueva York quedó sin electricidad durante meses.

El Museo de la Inmigración, ubicado en el principal edificio de la isla, muestra la historia de millones de inmigrantes que pasaron por la isla para comenzar sus vidas en Estados Unidos.

Más de un millón de documentos, fotografías y otras piezas que estaban en el museo fueron retirados antes de la tormenta porque era imposible mantener la climatización necesaria para su preservación.

Mientras los salones y edificios se abran, los artículos seguirán en una instalación temporal de almacenamiento en Maryland, dijeron las autoridades. Se desconoce cuánto tardarán en regresar a la isla porque sigue en marcha un extenso trabajo de reparación y modernización de los edificios.

"No veremos una restauración completa de la isla Ellis durante un tiempo", dijo el portavoz John Warren.

Las cuadrillas siguen trabajando en la remodelación para que la siguiente tormenta fuerte no deje cerrada la isla durante un año, indicó.

La Isla de la Libertad, que está enfrente y que también se inundó por Sandy, reabrió el 4 de julio pero estuvo cerrada durante el cierre parcial del gobierno las dos primeras semanas de octubre.

"Pienso que no hay mejor forma de celebrar el cumpleaños 127 de la Estatua de la Libertad que dando a los visitantes la bienvenida otra vez al lugar donde 'hacinadas muchedumbres que anhelan respirar en libertad' vinieron primero a nuestras costas", dijo Luchsinger en referencia al poema de Emma Lazarus "The New Colossus" y que está grabado en una placa que cuelga en el pedestal de la estatua.

No se dio a conocer un costo aproximado de lo que tomará para reparar y remozar la isla.