Tony La Russa siempre defendió a capa y espada a sus jugadores, así que no sorprende que el mánager de los Cardenales de San Luis nade contra la corriente cuando se trata de Albert Pujols.

Han transcurrido dos años desde que el pelotero dominicano tres veces ganador del premio al Jugador Más Valioso participó en su último juego con San Luis, fue bañado con champán, paseó sobre un vehículo en un desfile de celebración y saludó a los aficionados que lo adoraban, para después dejar al equipo.

Los Cardenales no han perdido la costumbre de celebrar sin Pujols. Es probablemente el motivo principal de que su productivo bate y presencia han sido olvidados en San Luis.

Pero La Russa, quien se jubiló después de ganar el campeonato en 2011 y vive en California, dijo que los logros de Pujols siempre surgen cuando está en la ciudad.

"Se habla él como si fuese un héroe, es reverenciado", dijo La Russa en una entrevista con The Associated Press. "No tiene a Albert, tampoco a Big Mac (Mark McGwire), pero eso no significa que no sepan reconocer lo que hicieron y el significado que tuvieron para la ciudad".

Las primeras 11 temporadas de Pujols son para consideración del Salón de la Fama, formando parte de un núcleo de figuras que incluyó a Jim Edmonds, Scott Rolen y Chris Carpenter que convirtió a San Luis en candidato año tras año. Bateó sobre .300, con 30 jonrones y 100 impulsadas en cada una de sus primeras 10 primeras temporadas, perdiéndose por poco esos números en su última campaña.

La Russa vaticina que Pujols regresará con todo la próxima temporada, cuyos primeros dos años con los Angelinos han sido lo más decepcionantes de su carrera. No volvió a jugar desde mediados de agosto debido un desgarro en la planta de su pie izquierdo, una lesión que arrastra desde que era parte de los Cardenales.

"Sigue siendo tan perfecto como lo ha sido siempre", dijo La Russa.

A las afueras del Busch Stadium se han erigido dos estatuas de Stan Musial, en tributo al máximo pelotero en la historia de la franquicia.

Pujols solía ser conocido como el Stan Musial contemporáneo. Ahora es un periódico de ayer.

El mentor del receptor Yadier Molina fue y siempre lo será Pujols. El viernes, Molina dijo que su estrecho amigo "está disfrutando las vacaciones" y que confía que volverá con fuerza en la próxima temporada.

Pero también quiere hablar del presente.

"¿Por qué me hablan de eso?", dijo Molina. "Le va bien, está contento con nosotros, es un gran compañero, una gran persona", dijo Molina.

Pujols personificaba a los Cardenales y su ausencia no pasó inadvertida cuando el equipo alcanzó la serie de campeonato de la Nacional. Este año se le menciona muy poco.

Los Cardenales están en otra Semana Mundial gracias a un equipo completo, uno que tal vez no hubiesen podido armar si Pujols con su salario de 20 millones de dólares anuales iba a estar de por medio.

"En los primeros meses, nadie quería perderlo", dijo La Russa. "Ahora comprenden, todo el mundo comprende, que es solo un negocio y los Cardenales han demostrado ser muy despiertos".

Con 33 años, a Pujols se le deben 212 millones de dólares por sus próximas ocho campañas con los Angelinos. Los Cardenales, en tanto, gozan de flexibilidad para gastar. Pudieron adquirir a Carlos Beltrán más que nada por la salida de Pujols, y el boricua ha tenido mejores números.

Molina, Adam Wainwright y Allen Craig firmaron extensiones de contrato, inversiones que fueron más fáciles de concretar.

Pujols es respetado por sus compañeros en Anaheim, pero su aporte en el terreno se ha desplomado. Los Angelinos no han tenido suerte con las adquisiones de Pujols y Hamilton, y acaban de completar su peor campaña en una década.

Los Cardenales lograron el mayor cantidad de victorias en la Nacional con 97 y Craig, el nuevo primera base, se ha destapado como un bateador productivo en situaciones con hombres en posiciones de anotar (.454).

"Como organización, estamos en muy buen sitio", dijo el gerente general John Mozeliak. "No se pudo retenerlo (a Pujols), y lo demás fue saber repartir juiciosamente nuestros recursos para tener un buen equipo".

Desde lejos, Pujols incidió. La selección de draft que recibieron en compensación cuando Pujols firmó como agente libre con los Angelinos, les sirvió para tomar el año pasado al notable novato Michael Wacha, con foja de 4-0 y 1.00 de efectividad de 1.00 en esta postemporada.

"Hemos tenido suerte"; dijo Mozeliak.