La empresa "grannacional" para la producción conjunta de alimentos proyectada por los Gobiernos de Bolivia y Venezuela estará constituida a finales de este año, anunció hoy la vicecanciller venezolana, Verónica Guerrero.

Tras concluir una "intensa" jornada de repaso de la agenda bilateral en La Paz, Guerrero y el vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, informaron en rueda de prensa de los "grandes avances" experimentados por los proyectos conjuntos que tienen en marcha ambos países.

"Nos alegramos mucho de los avances en áreas estratégicas como la constitución de nuestras empresas grannacionales. Nos vamos con mucha alegría al saber que se han dado todos los pasos necesarios para que antes de fin de 2013 tengamos constituida la grannacional de alimentos", indicó la vicecanciller venezolana.

Guerrero avanzó que antes de final de año estará definida la composición de la junta directiva de la empresa, que se reunirá en breve "para firmar las escrituras y los estatutos y definir el proyecto técnico y el presupuesto".

"Están muy bien definidos ya los proyectos en los que va a trabajar esta empresa", aseguró.

También avanza a "buen ritmo", prosiguió, la constitución de la empresa "grannacional" textil boliviano-venezolana, cuyos equipos técnicos se reunirán en noviembre para comenzar a avanzar con la constitución definitiva.

La creación de estas dos empresas fue uno de los acuerdos sellados en mayo pasado durante la primera visita oficial a Bolivia del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

Según Guerrero, muchos de los proyectos planteados en esa visita "han avanzado con muy buen ritmo (y) muy buenos resultados, sobre todo en áreas de cooperación energética y en los acuerdos científico tecnológicos".

En la reunión de este viernes los vicecancilleres abordaron también el trabajo conjunto en la industria del litio, mineral del que Bolivia cuenta con una inmensa reserva en el Salar de Uyuni, en el oeste del país.

Guerrero dijo que ambos países trabajan en el desarrollo que quieren para este sector y que elaborarán un "cronograma progresivo hacia lo que será la industrialización conjunta".

También se acordó "una hoja de ruta" para la comercialización de octanos de combustible.

Además, la vicecanciller mostró su satisfacción por que se haya ratificado el Tratado Energético de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), lo que garantiza que "todos los asuntos energéticos se van a trabajar desde un esquema solidario mucho más eficaz".

Por su parte, el vicecanciller Alurralde resaltó que la cooperación energética está registrando "inmensos avances" en exploración y explotación en los bloques subandinos Norte y Sur de Bolivia, situados respectivamente en los departamentos de La Paz y Tarija.

Venezuela y Bolivia son socias en la empresa Petroandina, de la que la estatal boliviana YPFB tiene el 60 % y la venezolana PDVSA, el 40 %.

Alurralde mencionó, asimismo, varios proyectos conjuntos en materia de desarrollo agropecuario y rural, entre ellos la instalación de una "unidad piloto de producción de stevia", una planta de la que se obtiene un edulcorante natural de bajo índice calórico.

Junto con la agenda bilateral, los cancilleres de Bolivia y Venezuela hablaron sobre la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Mercosur, si bien no concretaron los asuntos tratados con relación a estos bloques.