México, 23 oct (EFEUSA).- El presidente del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México, César Camacho, calificó hoy de "insuficientes, limitadas y hasta cínicas" las explicaciones dadas por Estados Unidos sobre las recientes denuncias de espionaje.

Camacho "condenó categóricamente el presunto espionaje que, según indicios que se han hecho públicos, ha practicado la Agencia de Seguridad Nacional" de Estados Unidos (NSA) "sobre comunicaciones privadas de ciudadanos mexicanos que han ocupado importantes responsabilidades" en el Gobierno.

El dirigente político, en una declaración difundida por su partido, igualmente rechazó por "insuficientes, limitadas y hasta cínicas las explicaciones ofrecidas hasta ahora por el Gobierno de ese país a través de los medios de comunicación".

El pasado fin de semana, la revista alemana Der Spiegel, citando documentos del extécnico de la CIA Edward Snowden, informó de que la NSA había accedido ilegalmente en 2010 a la cuenta de correo electrónico del entonces presidente mexicano, Felipe Calderón.

Según la misma información, la agencia "explotó exitosamente" un servidor de correo para obtener acceso a la cuenta de Calderón y al dominio mexicano usado también por miembros del gabinete para comunicaciones diplomáticas y económicas.

El Gobierno mexicano anunció ayer que el presidente Enrique Peña Nieto había ordenado una investigación exhaustiva para determinar si hubo tal espionaje con el fin de averiguar si existen evidencias o no sobre las versiones conocidas.

En su declaración, Camacho sostuvo que las investigaciones que se hagan "en ambos lados de la frontera" deben ser "prioritarias" y sus conclusiones, "en breve tiempo, públicas".

"Solamente de esa manera las relaciones entre ambas naciones podrán recuperar el tono de fraternidad y confianza que las une y debe seguir uniéndolas", agregó el dirigente político.

Añadió que el Gobierno y el pueblo de México "exigen y merecen una explicación, sin perjuicio de las medidas preventivas y correctivas que se deban tomar", además de la determinación "de responsabilidades a las que hubiera lugar".

Las últimas denuncias sobre ese presunto espionaje de Estados Unidos se unen a otras anteriores que indicaban la posibilidad de que también se hubieran espiado comunicaciones de Peña Nieto cuando era candidato presidencial y presidente electo, el año pasado. EFE