India acusó el miércoles a tropas pakistaníes de disparar cañones y morteros contra al menos 50 puestos fronterizos indios en la disputada región de Cachemira, calificándolo de la más grave violación del cese del fuego entre los dos países en una década.

Los ataques comenzaron el martes por la noche en el sur de Cachemira luego que el ministro del Interior de India visitase la región para inspeccionar la seguridad, dijo el portavoz de la guardia fronteriza Vinod Yadav. Soldados indios respondieron a los disparos, y un guardia fronterizo resultó muerto y otros seis heridos por cañoneos contra el puesto de Arnia, en la región de Jammu, dijo.

Al menos 100 civiles estaban siendo evacuados de las aldeas de Arnia y Ramgarh cerca de la frontera, dijo el policía indio Rajesh Kumar. Otros centenares pasaron la noche en campamentos del gobierno lejos de los disparos, que habían herido a 12 civiles en días recientes, dijeron funcionarios.

"Esas personas suelen regresar a sus casas durante el día, pues los incidentes ocurren principalmente en la noche", dijo el administrador civil Shantmanu, que usa un solo nombre.

Aunque se reportaron casi 200 violaciones menores del acuerdo del cese del fuego del 2003 este año, Yadav dijo que las nuevas escaramuzas son las más graves en una década. En la mayoría de los casos, India y Pakistán se acusan mutuamente de iniciar los choques.

India además acusa a Islamabad de respaldar a los rebeldes en Cachemira que han estado luchando desde 1989 por la independencia del territorio o la integración a Pakistán. Unas 68.000 personas han muerto en el conflicto, aunque la la resistencia ahora se expresa principalmente en protestas callejeras. Pakistán niega dar a los rebeldes algo más que apoyo moral.

Tanto India como Pakistán han reportado un incremento de los ataques a través de la frontera desde que los actuales primeros ministros de los dos países se reunieron por primera vez el mes pasado en Nueva York y coincidieron en la necesidad de reducir tensiones.

Funcionarios militares pakistaníes han dicho que en la última semana, "disparos no provocados" de fuerzas indias mataron a un soldado y a un civil pakistaníes. Otros 10 civiles fueron heridos, dijeron los funcionarios que hablaron a condición de anonimato.

El primer ministro pakistaní Nawaz Sharif dijo que le pediría al presidente estadounidense Barack Obama durante una reunión el miércoles en Washington que intervenga para ayudar a resolver la disputa sobre Cachemira. Hablando con la prensa en Londres, Sharif dijo que "India y Pakistán son potencias nucleares y la región es un punto de ignición nuclear".

El canciller indio Salman Khurshid rechazó en Nueva Delhi la idea de un involucramiento estadounidense, diciendo que la Cachemira es un "asunto bilateral entre India y Pakistán".