El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi fue acusado formalmente el miércoles de un cargo de corrupción política vinculado con el derrumbe del gobierno de Romano Prodi en 2008, dijo un abogado defensor.

La juez Amelia Primavera ordenó que el juicio comience el 11 de febrero. Un abogado del codemandado Valter Lavitola, ex director del periódico de un partido político, confirmó los reportes noticiosos italianos acerca de la acusación formal. Nadie respondió las llamadas telefónicas que se hicieron al tribunal en Nápoles.

Berlusconi y Lavitola están acusados de corrupción por un presunto soborno al ex senador Sergio De Gregorio con el fin de que dimitiera del bloque rival de centroizquierda y se uniera al de centroderecha de Berlusconi. A la larga, el hecho de que el legislador se cambiara de bando derivó en la caída del gobierno de Prodi en 2008.

Los fiscales describieron a Lavitola como un intermediario en el presunto plan de corrupción. Su abogado, Guido Iaccarino, dijo al noticiero Sky TG24 TV en Nápoles que la juez decidió que "se requiere un juicio para determinar la verdad".

En un acuerdo para reducirle la pena, De Gregorio fue sentenciado a 20 meses de cárcel por corrupción, informaron reportes noticiosos.

Berlusconi ha negado haber actuado corruptamente en el caso de Nápoles. La defensa de Lavitola también ha rechazado el cargo.

En una entrevista telefónica con Sky, De Gregorio dijo que les había dicho a los fiscales lo que sabía sobre el presunto pago y agregó que posteriormente se disculpó con Prodi. Al colaborar con la fiscalía, al "decir la verdad, me quité un peso" de la conciencia, afirmó.

Los fiscales investigaron las acusaciones de que Berlusconi, un magnate multimillonario de los medios de comunicación, le dio a De Gregorio tres millones de euros por debajo de la mesa para que se uniera a su partido, lo que ayudó a derribar a la coalición gobernante de Prodi. Éste era el rival político más importante de Berlusconi en esa época.

Semanas atrás, un tribunal de apelaciones en Milán le prohibió al ex primer ministro participar en política durante dos años como parte de su castigo luego de que fue declarado culpable de evasión fiscal. Por otro lado, Berlusconi ya enfrentaba la pérdida de su escaño en el Senado debido a esa declaración de culpabilidad, la cual fue refrendada a mediados de año por el máximo tribunal penal de Italia.

Y corre el riesgo de ser alejado de la política de por vida y sentenciado a siete años de cárcel si una corte de apelaciones refrenda una declaración de culpabilidad de que le pagó a una menor de edad para que tuviera relaciones sexuales con él y obligó a las autoridades a encubrirlo.

Berlusconi ha dicho que sus diversos problemas judiciales se deben a magistrados que según él son aliados de la izquierda política.