Atestados en salas de conferencias con pizzas para cenar, algunos programadores que construían el cibersitio del gobierno para la contratación de seguros médicos se sentían cada vez más estresados.

Algunos trabajaban más allá de las 10 p.m., impulsados por bebidas estimulantes. Otros reescribían el código de cómputo una y otra vez para cumplir con lo que consideraban eran solicitudes de última hora por parte del gobierno y otros contratistas.

A medida que se acumulan las interrogantes en torno al fracaso del cibersitio, entrevistas con personas involucradas y una revisión de las especificaciones técnicas efectuada por The Associated Press encontraron un sistema enormemente complejo armado por programadores apurados que sacaron un producto final que, según investigadores del Congreso, fue sometido a prueba por el gobierno y no por especialistas privados con más experiencia.

Algunos desarrolladores del proyecto que hablaron con la AP a condición de guardar el anonimato por temor a ser despedidos dijeron que ellos se plantearon sus dudas en torno a si el portal estaría listo a tiempo. Se quejaron abiertamente entre sí sobre lo que consideraban plazos breves y poco realistas. Uno de ellos casi lloró ante el estrés de terminar a tiempo, dijo un desarrollador. Muchos vieron las señales de alarma durante meses.

Una revisión de los diagramas de la arquitectura interna del sitio obtenida por la AP reveló la complejidad del sistema. Gran cantidad de información de los solicitantes de seguro es verificada exhaustivamente, incluidos sus ingresos y estatus de inmigración. El sistema está conectado con otras redes federales de computadoras, incluida la de la Administración de Seguridad Social, el Servicio de Rentas Internas, la Administración de Veteranos, la Oficina de Manejo de Personal y otros.

El presidente Barack Obama reconoció el lunes los problemas tecnológicos, los cuales calificó como "fallas en el sistema". Prometió la colaboración de talento tecnológico de primera para reparar el portal, sumamente lento y a veces trabado, el cual ha frustrado a estadounidenses que tratan de contratar seguros de gastos médicos, parte crucial de la ley de salud promovida por Obama.

En declaraciones en el jardín de la Casa Blanca, el presidente no ofreció explicaciones sobre los problemas, excepto hacer notar que el intenso tráfico en el sitio causó algo de la lentitud. Dijo que el portal había sido visitado casi 20 millones de veces, lo que representa menos visitas mensuales que muchos cibersitios comerciales como PayPal, AOL, Wikipedia y Pinterest.

"El problema ha sido que el portal que se suponía facilitase la solicitud y adquisición de seguro no está funcionando como debería para todo el mundo", dijo Obama. "No hay forma de dorar la píldora. El portal ha sido demasiado lento. La gente se ha estancado durante el proceso de solicitud. Y pienso que es justo decir que no hay nadie más frustrado por ello que yo".

El sistema en internet fue planeado como una forma sencilla para que las personas sin seguro de gastos médicos compararan y escogieran entre diversos planes ofrecidos en sus estados, eligieran el nivel de cobertura y costo que prefieren y se registraran. Para muchos, no ha resultado así hasta ahora.

Apenas semanas antes del lanzamiento del cibersitio HealthCare.gov el 1 de octubre, dijo uno de los programadores, los colegas se reunían en salas de conferencia para tratar de resolver deficiencias en el código. Los problemas no resueltos provocaban que los visitantes recibiesen mensajes de error o sufriesen largas esperas mientras intentaban registrarse.

Investigadores del Congreso han concluido que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid — los programas gubernamentales para los adultos mayores y las familias pobres, respectivamente_, no programadores privados de software, probaron los sistemas durante las semanas finales.

Esa tarea, conocida como prueba de integración, es usualmente conducida por compañías privadas de software porque detecta problemas antes de que el producto final llegue al público.

___

El periodista Ricardo Alonso-Zaldivar de The Associated Press contribuyó con este despacho.

___

Jack Gillum está en Twitter como http://twitter.com/jackgillum y Julie Pace como http://twitter.com/jpaceDC.