Natalie Portman dijo que pegarle a Chris Hemsworth fue "una pequeña cachetada a nombre de las mujeres del mundo".

La actriz que retoma su papel como Jane Foster en "Thor: The Dark World" le da una bofetada al superhéroe de Marvel.

La segunda película de la historia del superhéroe se estrenó en Londres el martes y llegará a los cines de México el 1 de noviembre y a Estados Unidos el 8 de noviembre.

En una entrevista del sábado, Portman dijo que pensó en todas sus amigas solteras: "Escuchas todas esas historias sobre tipos y fue simplemente bueno darle una linda cachetada en pantalla para reclamarle 'por qué no me llamaste'''.

La intención quizá fue ponerlo en su lugar, pero para Hemsworth, el resultado no fue así.

"Fue muy gracioso y ridículo, como cuando se supone que no debes reírte en secundaria", dijo el actor.

Diversión y risas es lo que Portman quiere para el público. A pesar de aparecer en películas mucho más serias y refinadas, la ganadora del Oscar no permite que se considere menos a una película taquillera de Hollywood.

La actriz dice que el "escapismo" es la principal razón por la que la gente va al cine y eso no permite el esnobismo.

"No todas las películas de arte independientes son buenas, no todas las películas comerciales son buenas y no todas las películas extranjeras son buenas. Hay unas pocas de cada tipo que son geniales, ya sea por puro entretenimiento, por algo que va a cambiar tu mente sobre cómo ves el mundo o que te llevará a otro lugar en el que nunca has estado antes".

En cuanto a la serie de "Thor" agregó: "Este tipo de película, este gran espectáculo y entretenimiento de estilo clásico en el que te la pasas genial por dos horas es muy, muy valioso".

El próximo año Portman dejará Hollywood, por lo menos como residencia, pues se mudará a París con su esposo el coreógrafo francés Benjamin Millepied, y su hijo de 2 años, Aleph.

Millepied será el nuevo director del Ballet de la Opera de París y Portman se muere de ganas de ir al continente europeo.

"Es tan divertido que puedas tomar un vuelo de una hora o el tren, o cualquier cosa, y terminar en un país completamente diferente", dijo. "Es emocionante".

Y sin perder de vista el trabajo, Portman admite que le "fascinaría" trabajar más en el viejo continente por lo que dijo a los directores europeos: "¡Contrátenme, necesito trabajos!"