Missouri adoptó un nuevo anestésico para efectuar las ejecuciones con inyección letal, anunció el martes el departamento estatal de prisiones, menos de dos semanas después de que el gobernador suspendiera las penas capitales efectuadas con propofol en tanto se encontraba otra sustancia.

En un comunicado, el Departamento de Centros Correccionales dijo que utilizará el sedante pentobarbital. El director del Centro de Información de la Pena de Muerte, Richard Dieter, dijo que 13 estados lo utilizan para cumplir con las penas de muerte. Según el funcionario, se aplicó pentobarbital en todas las ejecuciones en Estados Unidos de los últimos dos años salvo en una.

El gobernador de Missouri, Jay Nixon, suspendió el 11 de octubre la ejecución de Allen Nicklasson, programada para el 23 de octubre, en parte debido a las restricciones que la Unión Europea contemplaba a las exportaciones de propofol si éste se destinaba a la pena capital.

El propofol es un anestésico ampliamente utilizado y la mayor parte se fabrica en Europa. Nixon, demócrata, ordenó la suspensión de todas las ejecuciones hasta que se resolviera el problema.

Continúa en pie la ejecución en Missouri de Joseph Franklin prevista para el 20 de noviembre, dijo el departamento en el comunicado. Franklin fue declarado culpable del homicidio en 1977 de Gerald Gordon cuando una multitud se retiraba de un bar mitzvah, un ritual judío, en un suburbio de San Luis. Otras dos personas resultaron heridas.

Cuando confesó 17 años después, Franklin cumplía varias sentencias de prisión perpetua en una cárcel federal por el homicidio de dos corredores negros en Salt Lake City y de una pareja interracial en Madison, Wisconsin, así como por haber colocado una bomba que estalló en una sinagoga en Chattanooga, Tennessee.

Se desconocía de inmediato la cantidad de pentobarbital que Missouri tiene disponible. El portavoz del Departamento de Centros Correccionales, David Owen, no respondió de inmediato a los mensajes en los que se le solicitaron declaraciones sobre el particular.

En los últimos años los gobiernos estatales han buscado afanosamente sustancias alternativas para realizar las ejecuciones debido a que los fabricantes no desean que estos productos se utilicen para ese propósito. La ejecución previa en Missouri ocurrió en 2011.

Missouri utilizaba previamente en las ejecuciones un método de tres sustancias pero cambió a propofol en abril de 2012. Fue el único estado que hizo el cambio, aunque ninguna ejecución se efectuó con este anestésico, que alcanzó los titulares de prensa en 2009 debido a la muerte del astro del pop Michael Jackson por una sobredosis de la sustancia.