Un fiscal en Grecia ordenó el martes una investigación nacional urgente de los certificados de nacimiento emitidos en los últimos seis años al descubrirse que una niña de la que no se sabe nada vivía con sus presuntos secuestradores en un campamento de gitanos.

El fiscal de la Corte Suprema, Efterpi Koutzamani, dispuso la pesquisa de los documentos emitidos después del 1 de enero de 2008, en momentos en que la prensa destaca el fraude que cometen familias en prestaciones sociales al registrar el mismo nacimiento en diversas ciudades o presentar partidas de nacimiento de menores que quizá ni existen.

Los detractores afirman que el sistema de registro de nacimientos en Grecia está muy expuesto al abuso. Hasta hace apenas cinco meses no había un registro nacional central. Incluso ahora, los nacimientos registrados antes de mayo en diferentes municipios no podían verificarse a nivel nacional.

La investigación sobre las actas de nacimiento fue propiciada tras el encarcelamiento de una pareja de gitanos, a la que se acusó de secuestro y fraude con documentos en el caso de una niña conocida solamente como "María".

La niña es rubia, tiene entre cinco o seis años y fue encontrada durante una redada de la policía en el campamento de gitanos. La semana pasada, la menor fue puesta bajo la protección estatal después de que se determinara mediante exámenes de ADN que la pareja de gitanos no eran los padres biológicos de ella.

Sin abundar en detalles, la policía dijo que el nacimiento de "Maria" fue registrado falsamente en 2009 en Atenas. La organización caritativa a cargo de la atención temporal de la niña dijo que mediante un examen dental se ha determinado que la menor tiene entre cinco y seis años, no cuatro como se había pensado inicialmente. Ni siquiera se tiene la certeza de que la niña haya nacido en Grecia.

Ambos integrantes de la pareja, él de 39 años y ella de 40, rechazan las acusaciones de secuestro en su contra y aseguran que una mujer indigente les entregó a "María" para que la criaran como si fuera propia. La pareja se encuentra detenida a la espera del juicio.

El registro de ADN de la niña fue remitido a la base de datos de la Interpol para ulterior verificación.

___

Los periodistas de The Associated Press, Costas Kantouris, en Tesalónica, y Nicholas Paphitis, en Atentas, contribuyeron a este despacho.