A seis días de la celebración de los comicios legislativos, la presidenta argentina, Cristina Fernández, continúa recuperándose en su residencia oficial de Olivos, ajena a los detalles de la campaña electoral que entra esta semana en su último tramo.

Fernández guarda estricto reposo, cumpliendo con los plazos previstos por los médicos que la operaron hace 12 días de un hematoma craneal y, según indica hoy el diario La Nación, ayer se le retiraron el vendaje y los puntos.

El periódico asegura que la mandataria celebró ayer el día de la madre junto a sus hijos, Máximo y Florencia, y que recibió a los especialistas de la Fundación Favaloro, donde fue intervenida quirúrgicamente, para que le retiraran la sutura de la cicatriz.

También explica que la presidenta tendrá que ir esta semana al hospital para realizarse una tomografía, tal y como establecieron los médicos al darle el alta clínica.

Desde que el pasado día 13 Fernández se recluyó en la residencia de Olivos para proseguir con su recuperación poco o nada se sabe de su evolución, si realmente permanece ajena a la campaña electoral o si recibe visitas de sus más allegados.

Según indicó la semana pasada su jefe de gabinete, Juan Manuel Abad Medina, la mandataria cumple a "rajatabla" las indicaciones de los médicos y se está recuperando "muy, muy bien de la operación".

Abal Medina sostuvo que la jefa de Estado "no tiene diálogo con funcionarios", sino que solamente "habla con sus colaboradores íntimos, como su secretario privado, y con sus familiares".

Asimismo, confirmó que Fernández "no está viendo televisión ni leyendo los diarios".

La presidenta tampoco tuvo conocimiento del accidente de tren que tuvo lugar el pasado sábado en Buenos Aires, en el que un centenar de personas resultaron heridas.

"Está en reposo estricto, no he hablado con ella, no está informada de este hecho", dijo el ministro argentino de Transportes, Florencio Randazzo, en una comparecencia pública para ofrecer detalles del siniestro.

Cristina Fernández, de 60 años, fue intervenida quirúrgicamente el pasado 8 de octubre por un hematoma craneal producto de un traumatismo que sufrió en agosto.

La operación ha obligado a la mandataria argentina a retirarse de la primera línea política en plena campaña electoral para los comicios legislativos del próximo domingo, en los que se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.