La batalla por el presupuesto estadounidense recién concluida fue "un poco alarmante" porque "se acercó al borde" del abismo, afirmó el secretario del Tesoro, Jacob Lew, y la lección debe ser que Estados Unidos no vuelva a ser colocado en esa posición.

"No puede volver a ocurrir", afirmó Lew.

El impasse entre el presidente Barack Obama y un grupo de republicanos sobre el gasto federal en el año fiscal que comenzó el 1 de octubre ocasionó el cierre parcial del gobierno durante 16 días y la suspensión temporal de actividades de centenares de miles de funcionarios gubernamentales.

Además, los legisladores colocaron al país al borde de la mora de pagos al poner en riesgo la autoridad del Departamento del Tesoro para continuar endeudándose a fin de pagar las obligaciones federales.

La situación fue solucionada el miércoles pasado cuando el Congreso acordó financiar temporalmente las actividades del gobierno hasta el 15 de enero y permitir al Tesoro seguir endeudándose hasta el 7 de febrero.

Un grupo de legisladores de la Cámara de Representantes y el Senado tiene hasta el 13 de diciembre para llegar a un acuerdo presupuestario que evite otro cierre gubernamental y la posibilidad de una mora de pagos a principios del 2014.

Durante el periodo de incertidumbre económica ocasionada por el cierre gubernamental y la amenaza de la mora de pagos, Lew dijo que se elevaron los costos de los préstamos para el gobierno y la actividad económica se vio afectada. No dio cifras en dólares durante una entrevista con la cadena de televisión NBC que fue grabada el viernes y difundida el domingo.

La conclusión sobre la estrategia del cierre "es que tomó una economía que lucha con denuedo para lograr un buen crecimiento económico, para crear empleo para el pueblo estadounidense, y la llevó por la dirección equivocada", dijo Lew. "Nuestra tarea consiste en llevar las cosas por la dirección acertada. Esto fue un poco alarmante porque se acercó mucho al borde" del abismo.

Dijo también que ahora espera trabajar con los líderes republicanos que han dicho públicamente que el cierre fue una estrategia equivocada de su partido.

"Creo que el mensaje que hemos transmitido para el futuro es que hubo un momento de inflexión el miércoles por la noche y que esto no volverá a repetirse", dijo Lew. "No puede volver a ocurrir".

El funcionario también habló sobre las negociaciones con Irán en torno a su programa nuclear, y aseguró que es prematuro hablar de un ablandamiento de las sanciones económicas impuestas a esa nación.

___

Darlene Superville está en Twitter como: http://www.twitter.com/dsupervilleap