Los familiares de las víctimas de la dictadura chilena calificaron hoy como "siniestra y peligrosa" la propuesta de los militares condenados por violaciones a los derechos humanos de entregar información sobre sus crímenes a cambio de recibir beneficios carcelarios.

"Me parece que estamos frente a una ofensiva muy siniestra y peligrosa", señaló a los periodistas la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro.

La oferta la hizo el sábado el abogado René López, defensor del general Manuel Contreras, el antiguo jefe de la DINA, la temible policía secreta de Augusto Pinochet, condenado a más de 300 años de prisión en decenas de juicios por crímenes de lesa humanidad.

López dijo que se debe formar "una mesa de diálogo" entre los condenados y los familiares de detenidos desaparecidos para materializar la iniciativa y emplazó al presidente Sebastián Piñera a respaldarla.

"Si el Presidente autoriza, podemos entrar a conversar, formar una mesa de diálogo, chequear antecedentes, buscar por ahí y por allá", explicó.

No obstante, el hijo de Contreras, del mismo nombre, no dio crédito a las declaraciones del jurista al señalar que "mi padre aportó toda información que sabe".

"Él (López) no tiene patrocinio de mi padre para eso. Vamos a comunicarnos con él", recalcó.

"No sé de qué información está hablando. En ningún momento aquí hay un canje de información, por libertad o beneficios carcelarios, eso no corresponde", agregó Manuel Contreras a CNN Chile.

Contreras precisó que "nosotros sólo le dimos patrocinio para el recurso de protección. En ningún momento le hemos dado patrocinio para otras acciones o solicitudes que él mismo dicho de una forma muy extraña", enfatizó.

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras unos 34.000 sufrieron torturas y fueron encarcelados por motivos políticos.

Lorena Pizarro aseguró que con la propuesta del jurista López "se demuestra una vez más que mantienen un pacto de silencio y que no dicen toda la verdad que saben".

En tanto, la candidata presidencial de la opositora Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, dijo este domingo en una parada de su campaña que "con crímenes de lesa humanidad no se negocia y que dicha propuesta es inadmisible".

La exmandataria (2006-2010) afirmó que Contreras ha engañado por años sobre el paradero de los detenidos desaparecidos "y solo pretende negociar impunidad".

Bachelet, favorita en las encuestas para las presidenciales de noviembre próximo, enfatizó que si los militares encerrados por violaciones a los derechos humanos tienen información deberían entregarla y que no hacerlo "es mantener el dolor de los familiares de las víctimas".

Por su parte, el diputado de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI) Jorge Ulloa sostuvo que "la entrega de antecedentes tiene que ser a cambio de nada".

"No corresponde pedir nada a cambio y que lo que tenemos que hacer es el tremendo esfuerzo de que se ubiquen todas las personas que están desaparecidas, ojalá todas", añadió.

El presidente del Partido Socialista de Chile, diputado Osvaldo Andrade, coincidió con García al señalar también que la propuesta "es un chantaje inaceptable".

"El abogado de este sujeto (Contreras) nos está ofreciendo esta negociación que es absolutamente inaceptable, éticamente inmoral", apostilló.

Para Andrade, si hay información se debe entregar a los tribunales de justicia "porque son ellos los encargados de recibirla".

"Pero esta interpelación a instalar una mesa que se le hace al presidente Sebastián Piñera para nosotros es un chantaje inaceptable que no estamos en condiciones de reconocer siquiera", enfatizó.