El Fluminense sufrió demasiado hoy para lograr un empate 1-1 frente al débil Ponte Preta, un resultado que lo mantiene en las últimas posiciones del Campeonato Brasileño y le obliga a enderezar el rumbo para evitar la amenaza del descenso.

Frente a unas 20.000 personas que se dieron cita en el estadio Maracaná, el 'Flu' tenía todo para poner distancia con las últimas posiciones de la clasificación en el partido con el Ponte Preta, uno de los equipos más débiles del torneo.

Sin embargo, fue el Ponte Preta el más agresivo en los primeros compases, aunque sólo pudo reflejar su dominio en el marcador en el minuto 81, cuando Rafael Ratão lanzó un fortísimo remate contra un poste y el portero Diego Cavalieri tuvo la mala fortuna de que el balón rebotó en su espalda para irse a las redes.

Era la recta final del partido y el Fluminense, espoleado por su hinchada, logró empatar tres minutos después, cuando Marcos Júnior lanzó un centro envenenado al área del Ponte Preta y el defensa Diego Sacoman erró el despeje para introducir el balón en su propia portería.

El empate dejó al Fluminense en 35 puntos y en la casilla 15, y tampoco le sirvió al Ponte Preta, que sigue en penúltima posición, con 29 enteros y cada día más amenazado de caer a Segunda División.

En otro partido de la trigésima jornada disputado hoy, el Santos goleó por 1-5 en su visita al colista Náutico y escaló por el momento hasta la sexta posición, con 43 puntos, aunque dependerá de los resultados de los partidos de mañana.

Más tarde, el Corinthians recibirá al Criciúma para intentar remontar desde la amarga casilla 13 en que se sitúa actualmente.

La jornada se completará mañana, con los siguientes partidos: Bahía-Sao Paulo, Internacional-Gremio, Goias-Atlético Paranaense, Atlético Mineiro-Flamengo, Botafogo-Vasco da Gama, Coritiba-Cruzeiro y Portuguesa-Vitoria.

El Cruzeiro es el único líder del torneo, indiscutible favorito al título y, a falta de nueve jornadas, mantiene una ventaja de diez puntos sobre el Gremio, que está segundo con 52 puntos.