El seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque, manifestó hoy en Gran Canaria que su renovación en el cargo está "hecha", pero que no hay prisa por rubricarla de forma oficial porque "hay mucho tiempo por delante".

Durante una conferencia de prensa ofrecida en el sur de la isla, el técnico salmantino dijo que está "cómodo" en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y que su continuidad no debe ser un asunto "a vida o muerte", porque está entre personas que se aprecian y no hay necesidad de "precipitarse".

Del Bosque repasó varios aspectos de la actualidad del fútbol nacional, y entre ellos las declaraciones de Iker Casillas en las que abre una puerta a su salida del Real Madrid: "Es un asunto privado de un jugador que está pasando por una situación incómoda, pero no entro a valorarlo", dijo.

Sí matizó que la suplencia del guardameta en el club blanco "no favorece" que puede mantener su titularidad en la selección, pero recordó que se trata de "un chico especial" que ha defendido la camiseta nacional en 151 ocasiones y que esa cifra "es una barbaridad".

"Casillas ha sido pasado, es presente y esperamos que sea futuro de la selección española", apostilló Del Bosque.

También se refirió a la posible convocatoria de Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid. Insistió en que todo depende "de la decisión que tome el jugador" y agregó que "en los próximos días" habrá luz al respecto.

Del Bosque, subrayó que no se trata de una disputa Brasil-España por el futbolista porque no quiere anticiparse ni pelearse "con nadie" por un jugador que es "seleccionable a todos los efectos", pero no desea presionarle tras haber hablado con él y alcanzado un acuerdo que, apuntó, "no es definitivo".

Otro nombre propio por el que se le preguntó fue el de Fernando Llorente, delantero de la Juventus (Italia), y comentó que le preocupan "todos los que no tienen una regularidad en sus clubes", aunque cree que la salida de futbolistas al extranjero "no es perjudicial", sino que "enriquece" por el conocimiento de otras ligas.

España, tras obtener su clasificación para el próximo Mundial de Brasil, disputará varios partidos en noviembre "para seguir la preparación, que es ahora la obsesión", e indicó que no va a cambiar su estilo de juego, porque "nos va bien".