Venezuela y Guyana han dado por superada la tensión producida en los últimos días tras la detención de un barco malayo que realizaba tareas de exploración petrolera con una declaración conjunta en la que se comprometen a trabajar en la delimitación de los límites marítimos.

Los ministros de Exteriores de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett, y de Venezuela, Elías Jaua, "acordaron explorar mecanismos en el marco del derecho internacional para abordar el tema de la delimitación marítima", indicó la Cancillería venezolana en un comunicado difundido hoy.

Ambos ministros acordaron que "en los próximos cuatro meses un equipo técnico se reúna para intercambiar opiniones al respecto".

Jaua y Rodrigues-Birkett se reunieron el jueves en Puerto España para tratar de superar una tensión que comenzó con la interceptación el pasado sábado del "Teknik Perdana", un buque de exploración petrolera de bandera panameña y propiedad de una compañía malaya en aguas de su Zona Económica Exclusiva (ZEE), según la versión venezolana.

Los 36 tripulantes fueron detenidos y el capitán, además, imputado, aunque fueron liberados posteriormente.

Venezuela exigió una explicación y a través de un comunicado expresó su "más enérgica protesta" y su "profunda preocupación" por la manera en que "embarcaciones extranjeras autorizadas por el Gobierno de Guyana irrumpen sin la debida autorización" en sus aguas territoriales.

Por su parte, el Gobierno de Guyana acusó a la Armada venezolana de detener en sus aguas a la embarcación en un incidente que calificó de "amenaza para la paz" en la región y condenó "enérgicamente" la actuación de las autoridades de Venezuela.

En el comunicado difundido hoy, ambos ministros expresan su "satisfacción por las excelentes relaciones que se han desarrollado entre ambas naciones, bajo la presidencia de Nicolás Maduro Moros y Donald Ramotar".

"En este sentido, reiteraron que el diálogo y la cooperación son el camino para la solución pacífica de las diferencias entre los Estados", agrega el mensaje.

Venezuela y Guyana ratificaron el reconocimiento de que "la delimitación de fronteras marítimas entre los dos Estados sigue siendo un tema pendiente y coincidieron en que dicha delimitación requerirá negociaciones".

Ambas naciones mantienen una histórica controversia por el Esequibo, un territorio de 167.839 kilómetros cuadrados en la zona fronteriza que reclama Venezuela y que supone tres cuartas partes del territorio guyanés.

El litigio por ese territorio, muy rico en recursos naturales, se remonta a la época en que Guyana era colonia del Reino Unido y se ha mantenido tras su independencia, en 1966, y está bajo un proceso de mediación constante por parte de las Naciones Unidas.

Los planes guyaneses de conceder permisos de explotación de recursos en ese territorio han revitalizado la controversia, que el Gobierno de Nicolás Maduro ha tratado de mantener a un nivel diplomático, actitud que para la oposición significa una falta de firmeza.