La Roma hilvanó el viernes su octava victoria al vencer 2-0 al Napoli con un doblete del bosnio Miralem Pjanic, en el arranque de la octava fecha de la Serie A de Italia.

Pjanic abrió la cuenta a los 45 minutos con un impresionante tiro libre, en el que la pelota superó una nutrida barrera y se clavó por un ángulo. El segundo fue de penal a los 70 tras una falta de Paolo Cannavaro, que fue expulsado por doble amonestación.

Los ocho triunfos al hilo empatan el mejor inicio de temporada en la Serie A.

El tiro libre que dio origen al primer tanto fue cobrado por una entrada violenta contra Gervinho por Cannavaro, que acababa de entrar para sustituir al uruguayo Miguel Britos, que salió lesionado.

Napoli no pudo contar desde el inicio con el artillero argentino Gonzalo Higuaín, quien se descartó de entrada por problemas musculares. El "Pipita" entró a la cancha a los 57.

La Roma sacó cinco puntos de ventaja sobre el Napoli, que sufrió su primera derrota, y la Juventus, que juega el domingo contra la Fiorentina.

Diego Maradona, ídolo del Napoli tras darle sus dos únicos títulos de la Serie A, observó el partido desde las gradas del estadio Olímpico. El argentino fue recibido con un gran aplauso por los hinchas de ambos clubes.

A los 33 minutos salió por un problema muscular el capitán de la Roma, Francesco Totti, sustituido por Marco Borriello.

Dos minutos después, el Napoli tuvo una gran ocasión de gol al avanzar solo el macedonio Goran Pandev, pero el arquero Morgan De Sanctis alcanzó a manotear el balón y Daniele De Rossi despejó cuando el balón estaba entrando al arco.

A los 45, de nuevo Napoli estuvo a punto de abrir el marcador con un tiro de Marco Insigne que golpeó un palo.

Sin embargo, fue la Roma la que se retiró al descanso con la ventaja mínima.

En el segundo tiempo, el Napoli salió al ataque y sometió a un verdadero asedio a la Roma, que retrocedió para tratar de mantener la ventaja.

A los 57, Gervinho salió también por un problema muscular, sustituido por el serbio Adem Ljajic.

En los momentos que el Napoli atacaba con insistencia, se produjo el segundo tanto de la Roma.