Tom Foley, quien fue presidente de la Cámara de Representantes y perdió su sitio en el Congreso cuando los republicanos ganaron la mayoría en 1994, murió a consecuencia de complicaciones causadas por un derrame cerebral. Tenía 84 años.

Su esposa Heather dijo que el ex congresista sufrió un derrame cerebral en diciembre y fue hospitalizado por una neumonía en mayo. Regresó a casa una semana después y desde entonces estuvo en una residencia para enfermos terminales.

Foley también fue embajador de Estados Unidos en Japón durante cuatro años en el gobierno de Bill Clinton.

Su carrera en la Cámara de Representantes se extendió por 30 años, más de cinco de ellos como presidente.

El demócrata, quien siempre fue parte de la mayoría en ese recinto, fue derrotado por un joven abogado de Spokane, el republicano George Nethercutt, quien le ganó por más de 4.000 votos en el distrito del este de Washington, un distrito predominantemente republicano y rural.

Foley no perdió debido a escándalos o incompetencia. De hecho, su habilidad como presidente de la cámara baja para que el gobierno federal asignara recursos a su estado fue usada por Nethercutt en su contra, ya que lo acusó de hacer "política de barril con carne de cerdo", término usado para identificar a quienes reciben fondos para proyectos locales y se benefician con votos.

Fue remplazado como presidente por su más fiero oponente, Newt Gingrich, republicano por Georgia, quien después dijo que el estado de Washington era la "zona cero" donde comenzó la abrumadora victoria que dio a los republicanos su primera mayoría en 40 años. Foley fue la víctima de ese resultado.

En 2004, entrevistado por The Associated Press, dijo que el líder demócrata en el Senado, Tom Daschle, perdió su asiento por las mismas causas que él: los votantes no apreciaron el valor de su servicio como líder del partido, y los electores rurales se voltearon contra los demócratas.

"Necesitamos examinar cómo respondemos a esta división, especialmente, la sensación en algunas áreas rurales de que el Partido Demócrata no respeta las creencias religiosas ni los valores familiares. Eso no es así, pero es una percepción peligrosa si se desarrolla como lo ha hecho", dijo.

La líder de la minoría demócrata en la cámara baja, Nancy Pelosi, dijo que Foley fue "un defensor del bien común que inspiraba la búsqueda de objetivos y refleja lo mejor de nuestra democracia".

Agregó que la inigualable capacidad de Foley para "construir consenso y encontrar intereses comunes le acarreó respeto genuino en ambas fracciones".

___

Ammons, quien fue reportero de The Associated Press, contribuyó a este despacho desde Olympia, Washington.