Jhonny Peralta está tratando de aprovechar al máximo una segunda oportunidad con los Tigres de Detroit, la cual estaba lejos de tener garantizada.

Parecía que la carrera de Peralta con Detroit había terminado cuando fue suspendido 50 juegos el 5 de agosto después de una investigación de Grandes Ligas por la trama de dopaje de Biogenesis, una clínica que ofrecía tratamiento anti envejecimiento.

A pesar de un largo descanso forzado, el pelotero dominicano ha sido capaz de contribuir en la postemporada, salvando a los Tigres con un enorme cuadrangular en la serie de primera ronda y agregando a la alineación un necesario poder al bate.

El regreso de Peralta ha avivado los usuales cuestionamientos respecto al dopaje en el béisbol y sobre si su castigo fue suficientemente duro. Los Tigres están contentos de tenerlo de regreso, ya sea como campocorto o jardinero.

"Creo que tengo una nueva vida, una nueva oportunidad", señaló Peralta. "Detroit me dio la oportunidad y eso lo valoro".

Peralta se encontraba en medio de una buena temporada cuando fue suspendido. Los Tigres habían anticipado el castigado y adquirieron al torpedero cubano José Iglesias, un excelente fildeador, en un canje con Boston.

Agente libre cuando acabe la Serie Mundial, Peralta reapareció para el último fin de semana de la temporada regular en Miami. Tuvo muy poco tiempo para prepararse para los playoffs.

Viajó a la República Dominicana para mantenerse en forma durante la suspensión, pasando un tiempo en la liga instruccional.

Conforme se acercaban a su tercer título consecutivo de la División Central de la Liga Americana, los Tigres dijeron que darían a Peralta una oportunidad de ganarse un puesto en la alineación de la postemporada. Debido a que Iglesias había impresionado como el nuevo campocorto, Detroit dijo que Peralta tendría que aprender a jugar en el jardín izquierdo.

"Fue un aprendizaje sobre la marcha", dijo el manager Jim Leyland, quien ha utilizado a Peralta en el campo corto y el jardín izquierdo durante este playoffs. "No sé cómo está ocurriendo esto. No estoy seguro de que él esté totalmente cómodo en el jardín izquierdo todavía. Estaría mintiendo si dijera que yo ya estoy totalmente cómodo con él en el jardín izquierdo".

Pero con el venezolano Miguel Cabrera cojeando y Prince Fielder en apuros al bate, los Tigres han necesitado ofensiva en esta postemporada, y Peralta la ha proporcionado. En el cuarto juego de la serie de primera ronda contra los Atléticos de Oakland, Detroit tenía desventaja de 3-0 y enfrentaba la eliminación cuando Peralta conectó un batazo sobre la cerca de tres carreras en la quinta entrada, quizá el batazo más importante en los playoffs para los Tigres hasta ahora.

Detroit ganó esa serie en cinco juegos y ahora están 3-2 abajo en la puja por el título de la liga, con el sexto juego previsto para el sábado en Boston.

El sencillo remolcador de Peralta trajo la única del primer juego contra los Medias Rojas. Batea para .367 en esta postemporada, con cuatro dobles y un jonrón clave.

"La liga instruccional me ayudó", dijo Peralta. "Hay muy buenos lanzadores".

Peralta ha sido objeto de mofas por parte de los fanáticos rivales, lo que se espera para un pelotero implicado en un caso de dopaje. Los Gigantes de San Francisco decidieron no tomar en cuenta a Melky Cabrera el año pasado tras su suspensión. Y acabaron ganando la Serie Mundial sin sus servicios.

Los Tigres optaron por otra dirección, sin considerar necesario imponer más castigos una vez que Peralta purgó su sanción.

"Creo que la mayoría del equipo siente que manejó la situación de la mejor manera posible. Cometió un error, lo reconoció, se disculpó y se empeñó para poder volver", comentó el gerente general Dave Dombrowski. "Cumplió su castigo. ¿Y quién soy o quiénes somos nosotros para seguir castigándole?".