Venezuela y Guyana acordaron continuar sus negociaciones sobre la disputa fronteriza que llevó a la armada venezolana a detener un barco contratado por una empresa petrolera estadounidense.

Los dos gobiernos emitieron el viernes un comunicado conjunto en que aseguran gozar de "excelentes relaciones" y ratifican que el diálogo es la mejor manera de hallar una solución.

Sin embargo, no habrá un fin rápido para este diferendo de varias décadas de antigüedad. El comunicado dice que el único acuerdo alcanzado hasta ahora es nombrar a comisiones técnicas que se reunirán en cuatro meses para decidir cómo proceder.

Los diplomáticos se entrevistaron el jueves en la isla de Trinidad, una semana después de que Venezuela detuvo al buque fletado por la empresa Anadarko Petroleum, cuya sede está en Texas.

Cuando fue detenido, el navío se encontraba realizando labores de exploración petrolera en aguas disputadas por ambos países. Guyana ha asegurado que el barco y su tripulación serán liberados en breve.