La Cámara de Diputados de México aprobó hoy, con numerosas enmiendas, los puntos más polémicos de la reforma fiscal que presentó el presidente Enrique Peña Nieto el pasado 8 de septiembre.

La reforma fiscal incluía cambios a los artículos 4 y 123 de la Constitución, la propuesta de creación de cuatro leyes, la eliminación de 2 leyes existentes y modificaciones a 15 ordenamientos legales, los cuales se incorporarán a la Ley de Ingresos y Egresos que formaron parte del paquete económico presentado por Peña Nieto.

Después de un mes de consulta con diversos sectores e intensas discusiones en las comisiones legislativas, los diputados aprobaron hoy los cambios a la leyes del IVA, a la Ley Federal de Derechos y a la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).

Asimismo, los legisladores dieron su aval a la nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), mientras que se eliminaron las impugnadas leyes del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y la del Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE).

Los cambios a todas estas leyes quedarán plasmadas en la Ley de Ingresos para 2014, cuyo dictamen se encuentra en discusión en el pleno y que deberá ser aprobado por los diputados a más tardar el próximo domingo.

Estas modificaciones tributarias fueron aprobadas con el apoyo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), y la oposición del conservador Partido Acción Nacional (PAN) y de otros partidos de izquierda.

La Ley del ISR fue aprobada con 296 votos, 165 en contra y dos abstenciones, con diversos cambios introducidos en el proyecto original.

En la nueva ley del ISR, los diputados elevaron la tasa impositiva máxima del 30 % que pagarán las personas con ingresos anuales hasta 500.000 pesos (38.000 dólares).

Para los ingresos de 500.000 a 750.000 pesos (58.000 dólares) pagarán el 31 %, hasta un millón de pesos (77.821 dólares) pagarán el 31 %, entre uno y tres millones (233.463 dólares) el 34 % y por ingresos mayores a esa cantidad el 35 %.

También se eliminó la exención fiscal a las ganancias de capital y dividendos en acciones, que estarán gravados con una tasa del 10 %.

La Ley Federal de Derechos fue aprobada con 314 votos y 165 en contra, a partir de una propuesta que busca modernizar el cobro de derechos para las empresas mineras, el uso de aguas nacionales y espectro radioeléctrico.

Los cambios a la ley del IVA, uno de los temas más polémicos, pasaron con 292 votos y 177 en contra. Dentro de este aspecto, se aprobó la homologación del 11 % al 16 % del IVA en la región fronteriza, así como el cobro a alimentos para mascotas y a los chicles.

La Cámara desechó el IVA para colegiaturas y la compraventa de casas, rentas y a los intereses hipotecarios, que figuraban en el proyecto el Gobierno al Parlamento.

Los cambios a la Ley del IEPS recibieron 310 votos a favor, 165 en contra y cinco abstenciones, y se recogió un impuesto especial a las bebidas azucaradas y a los alimentos con "alta densidad calórica", conocidos como alimentos chatarra.

Todas las leyes aprobadas fueron enviadas al Senado para su análisis y eventual aprobación, que se espera comience la semana próxima.

Durante la presentación de esta reforma tributaria, Peña Nieto ya había asegurado el carácter social de la iniciativa, porque, además de las modificaciones fiscales, se otorga la pensión universal a mayores de 65 años y un seguro de desempleo inexistente en México.

También aseguraba que las propuestas impulsarían la aceleración económica y la reducción de la economía informal.

No obstante, el Gobierno ha reconocido que los cambios introducidos por los legisladores representan una merma en los ingresos adicionales previstos por unos 55.700 millones de pesos (4.334 millones de dólares). EFE