Reporteros sin Fronteras (RSF) pidió al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, mayor protección para Claudia López, Gonzalo Guillén, León Valencia y Ariel Ávila, periodistas perseguidos por una banda criminal (bacrim) nacida del movimiento paramilitar.

RSF solicita "de manera urgente su intervención para garantizar la seguridad de los periodistas", en una carta abierta difundida hoy desde París dirigida a Santos.

"Esta petición no sólo incluye su protección física, sino también (y ante todo) que se haga justicia por los graves hechos que estos periodistas dieron a conocer en el ejercicio de su profesión. Estos actores de la información se atrevieron a denunciar la infiltración de paramilitares y narcotraficantes en ciertos engranajes del poder", subrayó RSF.

Esa organización recordó que el mes pasado los cuatro reporteros mencionados fueron avisados por la Unidad Nacional de Protección (UNP) de que "que se encontraban en el punto de mira" de una bacrim nacida del movimiento paramilitar del departamento de La Guajira (noreste).

A pesar de que se les otorgó escolta y un vehículo blindado, López y Guillén decidieron abandonar el país y dejaron Colombia en los últimos días porque "el dispositivo no puede considerarse una solución viable a largo plazo".

RSF recordó que los cuatro periodistas han "de denunciado los nexos que tiene el gobernador de La Guajira, Juan Francisco 'Kiko' Gómez, con una bacrim liderada por el narcotraficante Marcos Figueroa".

"El arresto del gobernador el 12 de octubre pasado, por motivos diferentes a los mencionados, no elimina el riesgo al que están expuestos los periodistas, a corto o medio plazo. Por eso, incitamos a la Fiscalía General de la Nación a que continúe investigando con diligencia y seriedad a todos los oficiales que se sospecha tienen nexos con el crimen organizado", agregó el secretario general de RSF, Christophe Deloire, que suscribe la misiva.