El guardabosques cubano, el novato Yasiel Puig, fue el encargado de representar la batería latinoamericana en la jornada de la competición de la Series de Campeonato de la Liga Nacional y Americana, respectivamente.

Puig brilló con luz propia, pero lo hizo en la derrota de los Dodgers de Los Ángeles por 2-4 contra los Cardenales de San Luis.

El cubano pisó tres veces la caja de bateo y pegó dos imparables, incluido uno en el cuarto episodio por el jardín central para mandar al inicialista mexicano Adrián González a la caja registradora con la primera anotación de los Dodgers, que a final no pudieron evitar la derrota y ponerse al borde de la eliminación.

González tuvo cuatro oportunidades con el bate, pegó un imparable, y anotó una carrera.

El antesalista dominicano Juan Uribe se fue en blanco en cuatro veces que viajó a la caja de bateo.

En el trabajo sobre el montículo, el relevo venezolano Ronald Belisario sacó un "out" y permitió un imparable sin anotación con los Dodgers.

El cerrador dominicano Carlos Mármol trabajó una entrada y dos tercios, dio una base por bolas y retiró a tres por la vía del ponche.

Por los Cardenales, el guardabosques puertorriqueño Carlos Beltrán tuvo tres oportunidades con el bate, pero se fue sin conectar.

Su compatriota el receptor Yadier Molina enfrentó dos veces a los lanzadores enemigos y también se fue en blanco.

Desde el montículo, el relevista dominicano Carlos Martínez trabajó el séptimo y octavo episodios, para ceder sólo un imparable.

Martínez fue el segundo relevo, de tres, que usaron los Cardenales.

En el triunfo de los Medias Rojas por 1-0 sobre los Tigres de Detroit, la batería latinoamericana tuvo la pólvora mojada.

El bateador designado dominicano David Ortiz tuvo tres oportunidades con el bate y no pudo hacer contacto, luego de que en el segundo juego de la serie cambió la historia del partido al pegar grand slam.

Pero Ortiz, de 37 años, estableció nueva marca de equipo al disputar su partido número 64 de la fase fina y quedarse en solitario tras haber empatado el lunes con su excompañero y exreceptor Jason Varitek.

En cuanto a postemporada se refiere, el bateador designado dominicano llegó al martes como líder de todos los tiempos de los Medias Rojas en hits (67), jonrones (15), producidas (50), anotadas (44)m dobles (16), extrabases (33) y bases por bolas (47).

En su carrera de postemporada, que incluye una participación con los Mellizos de Minnesota en el 2002, Ortiz llegó al martes bateando .284 en 72 juegos, con 15 cuadrangulares, 54 impulsadas, 19 dobles, 47 bases por bolas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .935.

"He tenido la suerte de estar en muchos playoffs en el tiempo que llevo aquí, de estar en equipos competitivos", declaró Ortiz previo al Juego 2 en el Fenway Park al hablar de su historial de postemporada con Boston. "Uno se prepara para eso, para estar en playoffs".

Desde el montículo, el relevista dominicano José Veras sacó el primer "out" del noveno episodio, ponchando a un bateador de los Medias Rojas.

Por los Tigres el antesalista venezolano Miguel Cabrera no pudo cazar la pelota y en cuatro ocasiones con el bate se fue en blanco.

Su compatriota el bateador designado Víctor Martínez pegó dos veces en cuatro viajes a la caja de bateo, y dejó en .364 su promedio.

El parador en corto dominicano Jhonny Peralta pegó una vez en cuatro ocasiones frente al lanzador.

El segunda base venezolano Omar Infante se fue en blanco en dos ocasiones con el bate, mientras que el emergente cubano José Iglesias tuvo una oportunidad de bateo y la desperdició.