La protrusión discal detectada al jugador del Real Madrid, Gareth Bale, no representa ningún riesgo deportivo para él y una cirugía es poco probable, según ha informado a EFE el jefe clínico y adjunto de la Unidad de la Espalda y la Columna de la Clínica Cemtro, el doctor Vicente Concejero.

El pasado fin de semana, el Real Madrid aseguró que Bale tiene una protrusión discal crónica, que "no impide el normal desarrollo de su actividad profesional", y respondió así a informaciones que afirmaron que el jugador padecía una hernia discal.

El doctor Concejero, traumatólogo, ha explicado a EFE las diferencias entre una protrusión discal y una hernia discal.

La protrusión es una lesión que supone el abombamiento irregular con poca deformidad del anillo fibrosos del disco, mientras la hernia conlleva un abombamiento mucho mayor, capaz de comprimir la raiz nerviosa y provocar dolor, ha explicado este especialista.

La lesión de Bale es muy común y mientras no presente síntomas, no interfiere en su desempeño como futbolista, ha añadido Concejero.

"Es una imagen que consideramos normal en una resonancia o escáner. El 20 por ciento de los pacientes jóvenes de 20 años que no tienen ni dolor de espalda ni ciática, dos de los síntomas de la hernia de disco, tienen imágenes de degeneración o protrusión", asegura el doctor.

De acuerdo con este especialista de la Clínica Cemtro, la protrusión, cuando es detectada, se puede tratar a través de fisioterapia, ejercicios en agua y otros que ayuden a fortalecer los músculos del área pélvica y lumbar.

El objetivo es evitar que con el tiempo derive en una hernia discal, situación que solo ocurre entre el 2 y el 4 por ciento de los casos.

El experto subraya que cada paciente debe ser tratado de acuerdo a sus síntomas.

Si no hay molestias, la fisioterapia será suficiente para que la hernia no se desarrolle y el paciente, en este caso, el galés Gareth Bale, pueda realizar cualquier actividad física sin problemas.