Un grupo de barrabravas del club Colegiales agredieron el miércoles a periodistas y policías durante el cortejo fúnebre de su líder asesinado, mientras cuatro personas fueron detenidas en el marco de una causa que investiga una asociación ilícita entre barras y dirigentes de Boca Juniors, club al que las autoridades le clausuraron una tribuna al igual que a River Plate en una jornada en la que la violencia dominó la agenda del fútbol en Argentina.

Una escena dantesca se vivió en horas de la tarde frente a la alcaldía de Vicente López, suburbio al norte de la capital, cuando un centenar de hinchas de Colegiales — de la tercera división del fútbol argentino — custodiaban a bordo de motocicletas una camioneta que trasladaba el cajón con los restos de Fernando "Loco Pocho" Morales, líder de la barrabrava, quien el domingo fue acribillado con seis tiros en hechos ligados a una disputa interna.

En su paso rumbo al cementerio de Olivos, los hinchas violentos agredieron a un camarógrafo que los filmaba y a un policía y causaron destrozos en varios comercios de la zona, según imágenes difundidas por los canales Todo Noticias y C5N.

Uno de los miembros de la barra que iba sentado sobre el féretro, cubierto con la bandera tricolor de Colegiales, cantaba consignas violentas jurando vengar la muerte de Morales.

Por este caso hay dos barras de Colegiales detenidos, acusados de haber instigado el asesinato de Morales, un hecho al parecer relacionado a una disputa interna de la hinchada por los vínculos con distintas fuerzas políticas en el marco de la campaña electoral para las elecciones legislativas del 27 de octubre.

Por otra parte, cuatro personas fueron detenidas durante un allanamiento a un local que se dedicaría a la venta ilegal de dólares y de entradas para los partidos de Boca.

La portavoz de la Policía Federal, Mirta Trintinaglia, dijo a periodistas que el procedimiento se dio "en el marco de la causa por asociación ilícita" que lleva adelante la justicia contra la barrabrava de Boca y su dirigencia.

El ex líder de la hinchada boquense Mauro Martín y su segundo Maximiliano Mazzaro fueron detenidos por el asesinato de un hombre en un hecho no relacionado a la violencia en el fútbol, pero las escuchas telefónicas en el marco de la investigación de ese crimen revelaron conexiones de los imputados con la dirigencia del club.

Por otra parte, el Comité de Seguridad Deportiva ordenó este mismo miércoles la clausura de una tribuna de River Plate por irregularidades en la venta de entradas para el clásico ante Boca el domingo 6 de octubre. La sanción se extenderá en principio hasta el 23 de este mes, informó la agencia estatal Télam.

Ese mismo organismo también le clausuró una tribuna a Boca desde la cual se lanzó una bomba de estruendo que cayó cerca del arquero de Rosario Central el pasado domingo.

A causa de los sucesivos hechos delictivos protagonizados por barrabravas este año las autoridades resolvieron que los partidos de todas las categorías se jueguen sin público visitante.

El flagelo de la violencia en el fútbol argentino no es nuevo y se llevan contabilizadas más de 300 víctimas desde la década de 1960.