La ex esposa del narcotraficante puertorriqueño José David Figueroa Agosto salió el miércoles en libertad condicional de la cárcel donde cumplía condena por lavado de activos, como parte del acuerdo al que llegó con la fiscalía en lo que fue uno de los casos de narcotráfico más importantes de República Dominicana.

Leavy Nin Batista, de 36 años, abandonó la prisión de San Cristóbal, a unos 35 kilómetros al oeste de la capital, donde permanecía recluida desde mayo de 2011. La mujer fue trasladada a la fiscalía de Santo Domingo a fin de que un juez le informara las condiciones que deberá cumplir para continuar su condena en libertad.

El abogado Félix Potes dijo que su clienta le manifestó que trataría de "recuperar el tiempo perdido y de reencausar sus vida" con su familia. Nin Batista procreó una hija con Figueroa Agosto, apodado "Júnior Cápsula" en Puerto Rico.

Figueroa Agosto, quien era también conocido como el "Pablo Escobar del Caribe", fue arrestado en Puerto Rico a mediados de 2010 luego de escapar un año antes de una persecución de agentes antidrogas en la capital dominicana.

Tras su arresto fue enviado a Estados Unidos, donde permanece preso como supuesto líder de un grupo que traficó al menos 8,5 toneladas de cocaína entre 1996 y 2009.

El confeso narcotraficante había residido con diferentes identidades falsas en República Dominicana desde 1999, después de que se escapó de una cárcel de Puerto Rico donde cumplido tres de 209 años de cárcel por secuestro, tortura y asesinato.

Cuando en 2009 Figueroa Agosto evadió una persecución en Santo Domingo y se fugó por mar a Puerto Rico, Nin Batista huyó a España y se convirtió en una de las mujeres más buscadas por la justicia dominicana, al igual que Sobeida Félix, amante del capo.

Luego del arresto de Figueroa Agosto y de Sobeida Félix en San Juan, Nin Batista negoció desde Madrid su entrega con la fiscalía de Santo Domingo a cambio de información.

Con los testimonios de Nin Batista y Sobeida Félix, cinco miembros de la élite social de República Dominica fueron condenados a 15 años de cárcel por lavado de activos. El caso aún está en apelación.

Ambas mujeres, conocidas en los centros nocturnos como "las champañeras", permanecieron presas en la misma cárcel y durante sus respectivas audiencias la prensa dedicaba grandes espacios a describir sus lujosos y juveniles atuendos.

Nin Batista fue condenada a cinco años de cárcel, de los cuales podría cumplir la mitad de pena en libertad condicional y aprender un oficio, seguir cursos de capacitación y realizar labores de utilidad pública en una institución estatal de forma paralela a su trabajo.

La fiscalía no presentó el miércoles ninguna objeción para que la mujer obtuviera su libertad.