La multimillonaria temporada de los cangrejos rojos de Alaska comenzó el martes, pero la mayoría de las embarcaciones se han quedado en puerto porque los gerentes federales que deben fijar las cuotas individuales están en casa por el cierre del gobierno.

Sólo un puñado de embarcaciones se dirige al Mar de Bering, cuyas cuotas las fija el estado de Alaska, que hasta el martes sólo había autorizado a siete barcos.

Pero los barcos cangrejeros temen que un comienzo tardío de operaciones de Bristol Bay, que se hizo famosa por el reality show "Deadliest Catch" del Discovery Channel, afecte sus ganancias del lucrativo mercado de la temporada festiva en Japón. Por ahora, todo lo que las tripulaciones pueden hacer es sentarse y esperar en la bahía Dutch Harbor.

Y en lo que concierne al capitán Keith Colburn, de "Deadliest Catch", la sombría realidad es que los pescadores son rehenes políticos de "un puñado de cabezas huecas" en Washington.

"Todos estamos parados", le dijo Colburn a The Associated Press en una entrevista telefónica desde Dutch Harbor. "Estamos sentados rascándonos del cabeza y preguntándonos por qué no estamos pescando".

Las declaraciones de Colburn la semana pasada ante la Comisión de Comercio del Senado fueron filmadas por el Discovery Channel para la temporada del programa que comienza en abril. Los efectos del cierre del gobierno sobre la compañía pesquera también se están documentando, pero Colburn espera que sea una pequeña parte del programa, si acaso lo incluyen.

"En este momento los cangrejos están en el fondo del Mar de Bering esperando ser capturados", dijo.

Un funcionario de cumplimiento del Servicio Nacional de Pesca Marítima dijo que no se planea que los empleados de la entidad sean enviados para fijar las cuotas.

Los límites los fijan los gerentes de pesca estatales, pero la agencia nacional determina las cuotas individuales.

Mientras tanto, los copropietarios están acumulando gastos de unos mil dólares diarios por seguro, cuotas de atraque y alimentos para la tripulación.

Mark Gleason, director ejecutivo de la organización de cangrejeros de Alaska, aconseja a los pescadores que se queden en Dutch Harbor. La asociación, con sede en Seattle, representa al 70% de los pescadores.

"Creo que la gente está algo desilusionada y disgustada porque no entienden cómo estamos en esta situación", dijo Gleason. "Nadie debe pensar que hay que cerrar la empresa pesquera por un cierre del gobierno".

___

Rachel D'Oro está en Twitter en https://twitter.com/rdoro .