Mientras se preparaba para leer parte de la novela de Philip Roth "The Plot Against America" el martes, Alec Baldwin miró la mesa a su izquierda y revisó las fotografías de Roth en los libros del autor acomodados en un semicírculo.

"Miren lo guapo que es", dijo Baldwin sobre el novelista de ojos obscuros, famoso por una ficción procaz como en "Portnoy's Complaint" ("El mal de Portnoy") y "Sabbath's Theater" ("El teatro de Sabbath").

"Si yo me viera así seguramente también habría escrito libros con mucho sexo en ellos", dijo Baldwin.

Baldwin y sus compañeros actores John Rothman y Paul Carlin participaron en una celebración abierta al público al mediodía en Manhattan, leyendo fragmentos de tres novelas de Roth: "The Plot Against America", "Portnoy's Complaint" y la ganadora del premio Pulitzer "American Pastoral". Cientos de personas se reunieron en el Templo Emanu-El para el homenaje patrocinado por Library of America, que publica ediciones de lujo de clásicos de literatura, y el proyecto cultural Toward International Peace Through the Arts.

Aunque Roth de 80 años es el único novelista vivo cuya obra completa ha sido lanzada por Library of America y ha recibido numerosos reconocimientos, un templo parecería un escenario muy raro para rendirle homenaje. Roth es un ateo cuyos libros han sido criticados varias veces por reforzar estereotipos sobre los judíos.

Pero el primer participante del día, el rabino Joshua Davidson, habló amablemente de Roth y el autor mismo planeaba asistir a la lectura antes de enfermarse la semana pasada. Aun recuperándose de una infección, Roth envió una disculpa por escrito, lamentando que "un microbio hizo un desastre en mi intestino y me derrumbó".

Roth agregó: "estoy caído pero no estoy fuera"