Chicago (IL), 14 oct (EFEUSA).- Un juez federal autorizó una demanda contra la policía, presentada por el puertorriqueño Juan Rivera Jr., que pasó casi 20 años en prisión en Illinois por un asesinato que no cometió, según documentos de la corte divulgados hoy.

El magistrado Harry Leinenweber rechazó una moción para anular la demanda, que también incluye a la fiscalía, por supuestos abusos sufridos durante el interrogatorio a Rivera que lo hicieron confesar la violación y asesinato de una niña de 11 años en 1992.

El dictamen no se refiere a los pormenores de la demanda, pero establece que los abogados de Rivera realizaron afirmaciones potencialmente válidas que deben resolverse en un juicio.

Cuando se anunció la demanda en noviembre del año pasado, los abogados de Rivera afirmaron que éste fue falsamente incriminado y encarcelado durante la mitad de su vida, "en una de las peores farsas judiciales que registra la historia de Illinois".

"No es posible devolverle las décadas perdidas en prisión, pero sí compensarlo por las fallas del sistema judicial que durante años se negó a reconocer un error, a pesar de las evidencias físicas que indicaban su inocencia", agregaron.

Rivera fue liberado el 6 de enero de 2012 después que un examen de ADN demostrara que no era responsable de la violación y asesinato de la niña Holly Staker en la ciudad de Waukegan.

En la demanda se busca que Rivera, que en la actualidad tiene 40 años, sea compensado porque la policía lo habría obligado a hacer una confesión falsa, su procesamiento habría sido doloso y por una presunta conspiración para privarlo de sus derechos constitucionales.

La Corte de Apelaciones de Illinois anuló la condena de prisión por considerar que era "injustificada e insostenible" debido a la falta de pruebas.

El caso se resolvió con el examen de ADN recogido en el cuerpo de la víctima en 1992, pero que no fue analizado hasta 2004, cuando se comprobó que pertenecía a otra persona.

Durante los casi 20 años transcurridos, Rivera fue hallado culpable tres veces -en 1993, 1998 y 2009- y en cada oportunidad la condena a prisión perpetua fue anulada durante la apelación.

Finalmente, la Corte de Apelaciones prohibió a la fiscalía que lo volviera a procesar por el mismo crimen y ordenó su libertad.

Los demandados son los departamentos policiales de las ciudades de Waukegan, Lake Forest y Buffalo Grove, la oficina del Alguacil y la Procuraduría de Justicia del condado Lake. EFE