Gran Bretaña anunció el lunes que facilitará la emisión de visas de turistas después de quejas de compañías de turismo de la isla de que el sistema no es lo suficientemente atractivo para los viajeros chinos que gastan mucho dinero.

El jefe del Tesoro británico, George Osborne, anunció los cambios para simplificar y acelerar las solicitudes de visa en momentos que lidera una delegación comercial al gigante asiático.

Los chinos que visitan Europa con frecuencia deciden no hacer escala en Gran Bretaña porque tienen que solicitar una visa separada, a diferencia de buena parte del resto de Europa, que queda bajo el Espacio de Schengen, donde el tránsito de un país a otro no requiere pasaporte.

El Tesoro británico informó que los cambios reducirán la necesidad de que los visitantes chinos a la Unión Europea tengan que presentar una solicitud separada de visado para ese país. Sobre la base de un programa piloto, ciertos agentes de viaje chinos podrán solicitar la visa británica con sólo llenar el formulario para el Espacio de Schengen.

La entidad agregó que a partir del próximo verano se ofrecerá un servicio expedito de visas en 24 horas.

Las autoridades también tratan de ampliar un servicio móvil VIP, que se ofrece ahora en Beijing y Shanghai, al resto del país. Eso contempla que equipos especiales viajen al lugar de residencia de los solicitantes para recoger sus formularios y su información biométrica.