El piloto escocés Dario Franchitti se sometió el lunes a una nueva cirugía para corregir una fractura en su tobillo derecho.

Fue la segunda intervención quirúrgica en el tobillo de Franchitti, quien se lesionó el 6 de octubre en un aparatoso accidente en la última vuelta del Gran Premio de Houston de la Serie IndyCar. El piloto, ganador de las 500 Millas de Indianápolis, se fracturó también dos vértebras y sufrió una conmoción cerebral.

El consultor ortopédico de la IndyCar, Terry Trammel, dijo que la cirugía del lunes duró poco más de tres horas y reparó el hueso astrágalo, del tarso de Franchitti. Ese hueso conecta la pierna con el pie.

La operación corrió a cargo del doctor Tim Weber, quien dijo a Trammel que todo "transcurrió perfecto y conforme a lo previsto".

"Sus radiografías postoperatorias lucían muy bien. Todo es positivo en este momento y Dario continúa su recuperación", afirmó Trammel.

Franchitti se accidentó al chocar con el japonés Takuma Sato. El bólido del escocés voló por los aires, se estrelló en una alambrada y despidió numerosos fragmentos que dejaron heridos a 13 espectadores y a un funcionario de la IndyCar.

El piloto se ha coronado cuatro veces en la IndyCar. El jueves pasado, se le transfirió de un hospital de Houston a Indianápolis, y la escudería Target Chip Ganassi difundió una foto de Franchitti, sonriente y rodeado por sus dos perros, mientras caminaba con ayuda de una andadera ortopédica. Su pierna derecha estaba enyesada, y el piloto llevaba un chaleco ortopédico voluminoso alrededor del torso.

En Indianápolis, lo visitó su compañero de escudería Scott Dixon. Una foto difundida el fin de semana por la esposa de Dixon mostró a ambos, junto con sus hijas, rodeando a un sonriente Franchitti, en su cama de hospital.

Franchitti se perderá la carrera del sábado en Fontana, última de la temporada, en la que Dixon tratará de coronarse por tercera ocasión. Alex Tagliani correrá en el bólido de Franchitti.