Multitudes colmaron el domingo las calles de la capital de Vietnam para despedir a su legendario héroe de guerra, el general Vo Nguyen Giap, artífice de las victorias militares de este país pobre del sureste asiático sobre Francia y después sobre Estados Unidos.

"Viva el general Vo Nguyen Giap", gritaban a coro las personas, muchas con lágrimas en los ojos, al paso del féretro del militar, envuelto con una bandera y colocado en una batería antiaérea tirada por un vehículo.

La procesión recorrió un trayecto de 40 kilómetros (25 millas) desde el Tanatorio Nacional, en el centro de Hanoi, hasta el aeropuerto. La muchedumbre, que incluía jóvenes y viejos, se alineó a lo largo de la ruta, en algunos lugares hasta en 10 hileras de personas.

Giap, que falleció el 4 de octubre a los 102 años, era la segunda personalidad más venerada en Vietnam después de su mentor, el ex presidente Ho Chi Minh.

A la par de las efusivas muestras de emoción de la ciudadanía, el gobierno preparó una elaborada despedida para el general a fin de aprovechar el momento e impulsar la unidad nacional ante el descontento y los problemas económicos que atraviesa el país.

Al término de la guerra, Giap fue marginado por el Partido Comunista y en el ocaso de su vida surgió como un tipo de voz crítica, a salvo de cualquier represalia debido a su popularidad. La prensa estatal ha difundido profusos elogios del general desde que falleció, pero omitió mencionar este capítulo en la vida del militar.

"Usted, camarada, ha hecho una gran y excelente contribución a la causa revolucionaria de nuestro partido y nuestra nación", dijo el jefe del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, en un panegírico leído en el tanatorio.

"Su personalidad y gran contribución dejaron una fuerte impronta en el corazón del pueblo", agregó.

Después del funeral, el cadáver de Giap fue trasladado por aire a su provincia natal de Quang Binh, en el centro de Vietnam; cientos de miles de personas se alinearon a lo largo de un trayecto de 70 kilómetros (43 millas) desde el aeropuerto hasta el lugar de inhumación del general.

El presidente Trung Tan Sang y otros funcionarios de alto rango asistieron a la ceremonia de inhumación del general, la cual fue transmitida en vivo por la televisión estatal.

Por voluntad de él y su familia, Giap fue sepultado en Quang Binh y no en el cementerio Mai Dich de Hanoi, donde se entierra tradicionalmente a los funcionarios de alto rango en Vietnam.

Giap es más recordado por dirigir la victoria que lograron en 1954 las fuerzas vietnamitas sobre los franceses en Dien Bien Phu.

Los asesores chinos de Giap le habían recomendado que atacara con rapidez y dureza a las fuerzas de élite francesas; sin embargo, Giap cambió de planes en el último momento y ordenó a sus efectivos en la selva que sitiaran al ejército francés. Los efectivos de Giap calzaban sandalias hechas con suelas de neumáticos de vehículos viejos.

Durante casi todo el periodo de la guerra que siguió, contra Estados Unidos, Giap fue ministro de defensa y comandante de las fuerzas armadas, pero fue marginado lentamente después de la muerte de Ho Chi Minh en 1969. Los méritos por la victoria de 1975 no fueron atribuidos a Giap.