Para Imagine Dragons, que llegó el sábado a México, los días de tocar en el bar de un casino en Las Vegas ya son parte del pasado. En ocasiones, los integrantes de la banda estadounidense se pellizcan para saber si no están soñando y si su éxito a nivel internacional es hoy una realidad.

Tan sólo cuatro años después de su irrupción en la escena musical, esta banda de rock ha ganado espacios en la prensa especializada y se disputa un lugar en los carteles de los festivales más importantes del mundo, como el Corona Capital en México, donde tiene previsto compartir el escenario con unas 50 agrupaciones, en su mayoría angloparlantes.

"¡Es una locura! Siempre que visitamos por primera vez un país nos emocionamos. Llegar a un festival con miles de personas e interactuar con otros públicos definitivamente nos motiva. Será nuestra primera vez en México y estamos ansiosos de estar ahí", dijo el guitarrista Wayne Sermon a The Associated Press en entrevista telefónica reciente.

La canción "Radioactive" de Imagine Dragons ocupa los primeros peldaños del Tunes Top Music Videos, en tanto que revistas especializadas como Billboard y Rolling Stone, en Estados Unidos, la han llamado "la banda revelación de 2013", título que Sermon y sus compañeros del grupo consideran un aliciente pero que han tratado de llevar con mesura y precaución.

"Creo que sí nos hemos sorprendido (por el éxito), y hemos tratado de ser lo más creativos posible. Supongo que el hecho de ser un grupo de Las Vegas te hace pensar que un día alguien te descubrirá, pero tienes que trabajar muy duro para trascender la escena local. En realidad nunca nos imaginamos que pasaría todo esto (la fama) en un tiempo relativamente corto", explicó Sermon.

El guitarrista recordó que conoció al bajista Ben McKee y al baterista Dan Platzman en la escuela de música de Berklee, en Boston, donde formaron un ensamble de jazz.

"Tras graduarnos, perdí contacto con ellos (con McKee y Platzman) y para ser honestos, jamás pensé que nos volveríamos a juntar. Tiempo después llegó la oportunidad de conformar un proyecto musical y supe que quería que ellos estuvieran en él. A Dan (Reynolds), nuestro cantante, lo vi actuar en un bar en Utah", afirmó.

"Me gustó lo que Dan (Reynolds) transmitía sobre el escenario, pero en realidad no estaba seguro si como banda funcionaríamos. Teníamos que probar, subir los cuatro a un escenario ante un público, y comprobar si había o no alguna conexión. Recuerdo aquella noche de nuestro debut en Las Vegas, era un bar horrible y había unas diez personas viéndonos", dijo Sermon.

La sinergia que lograron los integrantes de este cuarteto de pop-rock fue inmediata. Las noches transcurrían entre el bar de los casinos, fiestas y hoteles donde tocaban por horas. Pronto, al grupo llegaron un par de ofertas de sellos discográficos, pero la agrupación prefirió esperar hasta que, a finales de 2011, Imagine Dragons firmó un contrato con Interscope Records para lanzar su álbum debut "Night Visions" en 2012.

"Puede sonar un poco raro, pero no fue sino hasta nuestro primer álbum que supe qué tipo de banda seríamos. Creo que antes no teníamos muy claro qué tipo de declaración queríamos hacer, como músicos y como grupo", dijo Sermon. "Desde niño, yo sabía que quería una carrera en la música, sentimiento que comparto con mis compañeros de grupo. Todos sabíamos que la música era algo que queríamos seguir porque nos apasiona, y aquí estamos".

Imagine Dragons era una de las agrupaciones estelares el sábado, en el primero de dos días de la 4a edición del Festival Corona Capital que se realiza en la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez de la capital mexicana. La banda originaria de Las Vegas compartía cartel con Travis, The XX, The Crystal Method, Dinosaur Jr., Phoenix, M.I.A. y Deadmau5.

Los organizadores del festival esperaban que, en sus dos días de actividades, el Corona Capital reuniera a 140.000 personas.