El segundo entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, aseguró ser "feliz" en su puesto de adjunto de Carlo Ancelotti, una etapa que afronta como un aprendizaje para hacerse algún día con las riendas de un equipo.

"He elegido tomarme mi tiempo antes de entrenar y creo que es lo mejor (...) El aprendizaje es necesario. Uno no se convierte de un día para otro, aunque se llame Zidane, en seleccionador de Francia", dijo en una entrevista que hoy publica el diario "L'Équipe".

Zizou aseguró que le gusta tomarse su tiempo, observar, antes de lanzarse a una función.

"Ahora estoy en las mejores condiciones para aprender y creo que hay que pasar por esto", señaló.

Zidane alabó la colaboración con Ancelotti, del que dijo que "es el jefe, el que decide, el que tiene la última palabra".

"Lo bueno con él es que hay un verdadero diálogo, sobre la táctica, los jugadores, la composición del equipo. Yo aprendo, veo como funciona y de qué forma puedo aportar algo, junto con el otro adjunto, Paul Clment", dijo.

Una función que no tenía con el anterior técnico del Madrid, José Mourinho: "Entonces era director del equipo, no estaba en el campo, no me concernía lo que sucedía en el terreno. No tenía reuniones con él, sobre el equipo, la táctica o lo que quería poner en marcha", dijo.

"Ahora, en cambio, tengo una auténtica función, tengo que decirle a Carlo Ancelotti como veo las cosas", señaló.

Aunque reconoció que en alguna ocasión ha hablado ante toda la plantilla, Zidane dijo que ese no es su papel y que su función es "hacer las cosas de forma discreta, ir a ver a los jugadores a parte".

Zizou analizó la situación de Karim Benzema, que suma 1.217 minutos sin marcar con la selección francesa y seis encuentros con el Real Madrid, y consideró que la situación se desbloqueará cuando logre un tanto.

"Trabaja mucho, está concentrado y serio (...) Cuando consiga uno o dos goles todo va a cambiar", dijo.

Afirmó que la situación es diferente en la selección que en el Madrid, donde "puede hacer otras cosas, hacer marcar" a sus compañeros.

"En la selección, como es el jugador más importante junto a (Frank) Ribéry, se le pide más. Tiene que marcar y estar en todos los frentes, incluido cuando habla", indicó.

Zidane se mostró optimista sobre la clasificación de Francia para el Mundial del año próximo en Brasil, porque "siempre han dado la talla cuando están al borde del precipicio".

Francia tiene pocas opciones de ser primera del grupo F, puesto que logrará España si logra 4 puntos en los dos partidos de clasificación que le restan por jugar.

Los "bleus" tienen garantizada la segunda posición, que casi con toda seguridad les abrirá la puerta de la repesca.